Natación, el deporte ideal para recuperarse de lesiones

Conoce más sobre los beneficios de la natación en la recuperación de lesiones.
La razón principal es que la natación suele ser un deporte de bajo impacto. | Fuente: Morguefile

La natación puede ser muy efectiva para aliviar dolores en diferentes partes del cuerpo, e inclusive los médicos la recomiendan como terapia para superar lesiones.

A menudo se dice que la natación es el deporte más completo que existe, pues ejercita los músculos de las piernas, el tronco y los brazos. Pero este no sería su único beneficio. Son muchos los fisioterapeutas que llevan a cabo tratamientos en piscinas y aseguran obtener muy buenos resultados.

La razón principal es que la natación suele ser un deporte de bajo impacto (a menos que se trate de un nadador de élite), que no exige demasiado las estructuras corporales. Debido a esta cualidad, se trata de un ejercicio recomendado para todas las edades.

Sin embargo, es importante diferenciar la práctica libre de la natación con los ejercicios terapéuticos que se pueden realizar en la piscina. Por esta razón, es recomendable contar siempre con la valoración de un médico o un fisioterapeuta que pueda aconsejar al paciente sobre qué ejercicios realizar y con qué intensidad, sobre todo si no existe un buen manejo de la técnica de natación.

Si se practica el estilo adecuado, nadar puede ser muy beneficioso para aliviar la lumbalgia. | Fuente: Morguefile

¿Qué dolencias puede ayudar a tratar la natación?

Si se practica el estilo adecuado, nadar puede ser muy beneficioso para aliviar la lumbalgia. Esto debido a que estar en el agua reduce la carga física sobre la columna vertebral y las articulaciones. Para esta dolencia, se recomienda mucho practicar el estilo Crol, también llamado ‘libre’. Además es totalmente recomendado para personas con problemas en las articulaciones como la artrosis (en etapa no aguda) pues permite una mejor movilidad sin carga de peso, además que contribuye a la flexibilidad, manteniendo la fuerza muscular.

Algunas lesiones como la tendinitis pueden ser tratadas con terapias en la piscina, realizando caminatas en el agua y otros ejercicios específicos. Esto ayuda a fortalecer los músculos de esa zona, evitando el riesgo de agravar la lesión. Esta técnica es usada a menudo por deportistas de élite.

Finalmente, la natación también es recomendada para disminuir los cuadros en personas con problemas respiratorios pues mejora el paso del aire a los pulmones.