¿Podemos prevenir el cáncer?

Aunque no hay una manera eficaz de eliminar por completo la posibilidad de contraer cáncer, sí podemos poner de nuestra parte y disminuir el riesgo cambiando algunos hábitos de nuestra vida diaria.

Cáncer | Fuente: Getty Images

Aunque no hay una manera eficaz de eliminar por completo la posibilidad de contraer cáncer, sí podemos poner de nuestra parte y disminuir el riesgo cambiando algunos hábitos de nuestra vida diaria. Aunque al inicio podría costarnos un poco acostumbrarnos, a la larga, será la mejor decisión que habremos tomado por nosotros y por nuestras familias, ya que el cáncer es finalmente producto del estilo de vida

Obesidad

Está demostrado que la obesidad incrementa el riesgo de padecer diferentes tipos de cáncer. Por ejemplo, el cáncer de endometrio, de colon, de mama, esófago, páncreas,  riñón, etc. La razón está en que la obesidad incrementa los niveles de insulina y estrógenos, factores que predisponen al desarrollo del cáncer.

Sedentarismo y ejercicio

El sedentarismo se ha convertido en un estilo de vida en países desarrollados y va haciéndose más frecuente en países en vías de desarrollo. Para combatirlo, se recomienda hacer ejercicios, por ejemplo caminatas diarias de 30 minutos o 60 minutos si es interdiaria.

Cáncer | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: Natali_Mis

Alimentación saludable

Este punto puede ser el más complejo para los peruanos. Sin embargo, es posible cuidarnos y aun así comer lo que nos gusta. Todo radica en no caer en los excesos. Limitarnos en el consumo de sal, carnes rojas, alimentos ahumados y embutidos. De igual manera, es recomendable restringir el consumo excesivo de carbohidratos tales como arroz, papas, fideos; más aún si ya tenemos sobrepeso.

Olvidar los alimentos con azúcares refinados (como galletas, pasteles, etc.) y las bebidas gaseosas que, en algunos casos, se consumen hasta de forma diaria.

Por otro lado, debemos buscar el encanto de las frutas y verduras, y consumirlas a diario por su alto valor de energía y nutrientes. Un adecuado consumo de agua también es una práctica que no debemos olvidar.

Evitar el alcohol y tabaco

Es bastante conocido que el alcohol y el tabaco aumentan el riesgo de tener diferentes tipos de cáncer. En nuestro país, incluso encontramos que hay un consumo crónico de alcohol en ciertas poblaciones sin considerar los riesgos que esto conlleva. Por ejemplo, si bien es favorable tomar una copa de vino al día para mantener la salud cardiovascular, esto no es recomendable en personas con antecedentes de cáncer, principalmente el de mama ya que incrementaría el riesgo de recaída de la enfermedad.

Cáncer de mama | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: DragonImages

Exposición a radiación solar

El sol nos aporta una fuente vital de vitamina D y es importante para nuestra salud, sin embargo, existen zonas donde la radiación solar se ha incrementado por falta de protección de la capa de ozono dejándonos expuestos al daño crónico de la misma y conlleva a un mayor riesgo de cáncer de piel. Y aunque el día esté nublado, esto no significa que no estemos expuestos a una elevada radiación solar. Por ello, necesitamos usar protección solar para evitar la aparición de cáncer de piel y del temible melanoma, que es una enfermedad muy agresiva.

Recordar que la aplicación del protector solar debe realizarse minutos antes de salir de casa y si vivimos en lugares muy soleados, evitar exponernos directamente al sol entre las 11 y 13 horas de la tarde.

Vale la oportunidad también para acabar con un mito y es que hasta la fecha no existe evidencia científica contundente de que el uso de microondas y celulares aumente el riesgo de tener cáncer.

Si tomamos en cuenta estos consejos, no sólo alejaremos el cáncer de nuestras vidas, sino que podemos vivir más y mejor porque mantener este estilo de vida nos permitirá estar saludables y disfrutando mejor de nuestro día a día. 

Como recomendación final debemos acercarnos más a la naturaleza y adoptar un estilo de vida más saludable siguiendo las recomendaciones mencionadas anteriormente.