¿Qué es lo que sucede en tu organismo si dejas de hacer actividad física?

Luego de abandonar el ejercicio durante meses aumenta el porcentaje de grasa corporal, se pierde masa muscular y el metabolismo se vuelve lento.

Si abandonaste los ejericios durante una semana no es tan dificil retomarlos, sin embargo, la complicación inicia a partir de la segunda semana. | Fuente: Getty Images. | Fotógrafo: dragana991

Una situación clásica en diciembre es que te anotes en un gimnasio para verte bien en la playa, pero ¡Oh, sorpresa!, ya pasaron tres meses y estás en pleno vuelo para la gran aventura saludable: bajaste esos kilitos que querías, ya te queda ese jean, duermes mejor, estás de buen ánimo, hasta que son las cinco de la mañana.

Empieza a sentirse el airecito frío del otoño y en las noches tomas tu cobertor para dormir porque te está dando flojera para hacer ejercicios y en el invierno mucho más todavía. ¡Cuidado con los saboteadores! has avanzado tanto que, ¿Acaso vale la pena que lo dejes?

Aunque le pongas la mejor intención, a veces hay imprevistos, (por no decir excusas), que dificultan mantener tus rutinas y dejas de hacer ejercicio. Sea cual sea el motivo, la falta de actividad física hará que tu cuerpo pierda parte de los progresos conseguidos. Aquí te explicaré qué pasa cuando dejas de hacer ejercicio.

 Si pasas de hacer deporte a cero actividad física y después vuelves a la carga tu cuerpo lo nota y se resiente. Pero, ¡no te preocupes! En una semana habrás recuperado el punto en el que te encontrabas y todo volverá a ser como antes. Pero, es importante que tengas en cuenta que si alargas esta situación más de la cuenta a la vuelta podrás sufrir ciertos efectos negativos que no te van a gustar nada.

Las mañanas frías que se viven en Lima a muchos les quita ganas para comenzar el día con actividad física. | Fuente: Getty Images. | Fotógrafo: mapodile

Primera semana de ejercicio

La capacidad aeróbica es la que permite que el cuerpo pueda transportar el oxígeno de la sangre a los músculos. El problema es que ésta disminuye en solo una o dos semanas de no hacer ejercicio.

La capacidad funcional del corazón también disminuye. Después de tres a cuatro semanas de reposo en el sofá, la frecuencia cardiaca en reposo aumenta de cuatro a quince latidos.

El volumen sanguíneo, por su parte, disminuye en 24 horas. Esto podría hacer que te sintieras un poco más débil de lo normal, ya que las fibras de los músculos empiezan a descansar y tu cuerpo comenzará a retener algunos líquidos extra.

Lo mejor es que no te sentirás tan mal. Si decides ir al gimnasio tan solo una semana después, no notarás ningún cambio significativo.

Segunda semana sin ejercicio

Definitivamente, tu rutina desaparece cuando dejas de hacer ejercicio por un par de semanas. En este punto, la cantidad de células de los músculos ha disminuido de forma considerable y tu capacidad cardiaca será lo primero que se irá.

Te costará mucho subir unas escaleras, sentirás que las piernas arden o que te llevará el viento. Cuando entrenes de manera regular nuevamente, tu corazón empezará a incrementar su eficiencia. Esto permite que el oxígeno sea transportado de forma correcta durante el entrenamiento. Así, cuando dejas de practicar actividad física, tu habilidad cardíaca empieza a declinar.

La persona si abandona más de dos semanas la actividad física empieza a incremenar su grasa corporal | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: adamkaz

Cuatro semanas sin ejercicio

Si paras un mes tu masa muscular comenzará a bajar y con ello, tu metabolismo comenzará a verse afectado, siendo menos eficiente y haciéndote quemar menos calorías. A su vez acumularás mucha grasa corporal, estarás más estresado, no podrás controlar el ritmo acelerado del corazón ni dormir bien.

Se incrementará tu ansiedad por los dulces, comer grasa, y tu ropa ya no te quedará como en el verano. Cuando abandonas el entrenamiento de fuerza por un mes, la pérdida de masa muscular es solo cuestión de días. Tu metabolismo estará muy lento, lo que significa una quema más lenta de calorías. Lo más probable es que te canses mucho.

Si en un mes te pasa todo eso, ¿te imaginas en 4 meses o en 1 año sin hacer actividad física? ¿Puedes imaginar los cambios abismales que te produce?

Además de un aumento en el porcentaje de grasa corporal, pérdida de masa muscular y metabolismo lento, tienes alto riesgo de llegar a padecer enfermedades como la presión sanguínea elevada, el colesterol alto, la diabetes tipo 2, insomnio y la depresión.

Quizás ahora estés preocupado si llevas mucho sin hacer ejercicio o  estés pensando si continuar o dejarlo. Pero hay buenas noticias: puedes hacer algo para evitar estos cambios en tu cuerpo. Tan solo necesitas decisión, actitud, y disciplina. Además, los cuerpos de verano, se entrenan en invierno. ¡No lo dejes! Tu salud está en juego. Nos vemos en el gym.