¿Qué debo saber de la hepatitis B?

A pesar del avance de medicina, la hepatitis B sigue siendo un problema de salud pública alrededor del mundo. Conoce más sobre esta enfermedad.

Este virus provoca lesiones en el hígado y altera su funcionamiento y en dichos pacientes puede causar cirrosis hepática e incluso cáncer de hígado. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: Hailshadow

La hepatitis B es una enfermedad del hígado que se produce por la infección del virus de la hepatitis B (VHB) y se transmite a través de portadores agudos y crónicos, pacientes infectados que no pudieron eliminar por completo el virus. Este virus provoca lesiones en el hígado y altera su funcionamiento y en dichos pacientes puede causar cirrosis hepática e incluso cáncer de hígado.

A pesar del avance de medicina, la hepatitis B sigue siendo un problema de salud pública alrededor del mundo. La Organización Mundial de la Salud estima que un tercio de la población mundial ha sido infectada a lo largo de su vida por el virus y que existen más de 350 millones de portadores crónicos.

En el Perú, la hepatitis B es una enfermedad de endemicidad media a alta, sobre todo en la selva de nuestro país, pero esto ha ido cambiado por la migración. Lo importante es recordar cómo se transmite esta infección para evitar su contagio y tomar las precauciones debidas. Por tal motivo, desde el año 2011, se estableció en nuestro país que cada 20 de junio se recuerde el “Día Nacional de Lucha contra la Hepatitis B”.

Este virus provoca lesiones en el hígado y altera su funcionamiento y en dichos pacientes puede causar cirrosis hepática e incluso cáncer de hígado. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: SIphotography

¿Cómo se transmite?

Existen dos formas de transmisión: La vía parental y la sexual

Vía parenteral: ocurre a través de agujas, productos sanguíneos contaminados, tatuajes o acupuntura. Actualmente esta vía está disminuyendo debido a una mejoría en los hábitos higiénicos, incluyendo el menor intercambio de jeringas entre adictos a estupefacientes por vía endovenosa y las técnicas de esterilización de material sanitario.

Vía sexual: esta vía de transmisión es más frecuente en países desarrollados, el riesgo es mayor entre homosexuales y heterosexuales con conductas de riesgo.

Además, el virus de la hepatitis B se puede transmitir de madre a hijo durante el parto y por transmisión horizontal por contacto no sexual, esto se produce a partir de objetos en los que el virus puede permanecer estable hasta 7 días. Tal es el caso del uso compartido de cepillos de dientes, corta uñas, material sanitario, etc.

Es interesante saber que las vías de transmisión son iguales que con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), sin embargo, el VHB es unas 50 a 100 veces más infeccioso que el VIH.

Este virus provoca lesiones en el hígado y altera su funcionamiento y en dichos pacientes puede causar cirrosis hepática e incluso cáncer de hígado. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: Hailshadow

¿Cómo puedo prevenir esta enfermedad?

En función de estas vías de transmisión estamos en riesgo de adquirir este virus en las siguientes situaciones.

- Nacidos en áreas endémicas.

- Relaciones sexuales sin protección con múltiples parejas sexuales o con alguien que está infectado con VHB.

- Compartir agujas al consumir drogas intravenosas.

- Trabajos que nos expongan a la sangre humana.

- Viajar a regiones con tasas altas de infección por el virus de la hepatitis B, como Asia, las Islas del Pacífico, África y Europa Oriental.

A diferencias de muchas otras enfermedades de esta gravedad, una forma de prevenirla, además de evitar las situaciones de riesgo antes mencionadas, es la vacuna. En nuestro país la vacunación contra el virus de la hepatitis B es universal desde el año 2003 y es colocada de manera gratuita a todos los niños en los primeros meses de vida.