¿Qué es la distimia y qué hacer en estas situaciones?

Mucha gente puede confundir la depresión con el trastorno distímico, sin embargo, este último, según el especialista, es más intenso y duradero.

La disritmia es una especie de cuadro de depresión intenso. | Fuente: Getty Images. | Fotógrafo: spukkato

El trastorno distímico es un estado de ánimo que se caracteriza por un humor depresivo o irritable persistente y a largo plazo, un peor pronóstico que la depresión mayor y con frecuencia que las enfermedades coexistentes.

Los síntomas depresivos típicos del trastorno distímico incluyen la disminución o aumento de las ganas de comer, el insomnio o la hipersomnia, la falta de autoestima, los pensamientos negativos, las dificultades en la concentración o en la toma de decisión, los sentimientos de desesperanza y la poca energía o fatiga habitual.

La distimia también se caracteriza por la apatía, los sentimientos continuos de tristeza, la culpa excesiva, la dificultad para concentrarse, el irse de la casa o amenazar de irse a la casa, además de la hipersensibilidad al fracaso o al rechazo.

Sin embargo, muchas personas experimentan sentimientos de infelicidad o tristeza en algún momento de su vida lo que no significa distimia. Pero, cuando estos sentimientos de tristeza o depresión empiezan a dominar la vida cotidiana y a causar un deterioro físico y mental, entonces sí podemos estar hablando de un trastorno depresivo o un trastorno distímico.

Entre las principales causas de la distimia tenemos las alteraciones de sueño, los desequilibrios hormonales, la educación, la herencia genética, entre otros.

Los medicamentos antidepresivo, junto a la psicoterapia, son la mejor combinación para tratar la distimia. | Fuente: Getty Images. | Fotógrafo: Iryna Imago

El tratamiento

Siempre debe basarse en una evaluación exhaustiva del adolescente y la familia incluyendo alguno o varios de los siguientes puntos.

Los medicamentos antidepresivos combinados con psicoterapia han demostrado ser muy efectivos en el tratamiento de la depresión en niños y adolescentes, sin embargo, es necesario acudir a un especialista para poder recibirlo.

La psicoterapia (terapia cognitiva/conductual y/o interpersonal) para adolescentes, centrada en modificar la visión distorsionada que tiene el adolescente de sí mismo y del entorno que lo rodea; trabajar con las relaciones difíciles; identificar causantes de estrés en el entorno del adolescente y aprender cómo evitarlos.

La terapia familiar, como fuente generadora de seguridad y unión entre los miembros de la familia.

Consultas con la escuela del adolescente, sus notas, sus estados de ánimo, la participación con sus compañeros, sus ideas o palabras, la observación del docente será vital para determinar los avances del niño o adolescente. Los objetivos de las intervenciones psicoeducacionales son informar al niño, su familia y maestros acerca de los síntomas, sus consecuencias, pronóstico, duración del tratamiento y efectos adversos de los fármacos y brindar guías educacionales para ayudar al niño a enfrentar su humor depresivo y promover una mejor aceptación del tratamiento.

La participación de los padres en todo el proceso es de gran importancia. Los familiares deben ser informados sobre los aspectos clínicos y determinantes biológicos/psicológicos de la depresión e instruidos acerca de las necesidades de reaseguro y apoyo del niño en lugar de castigos. Además, debe involucrarse a la familia en el diseño de los planes terapéuticos. El ámbito escolar requiere ser adaptado para reducir el estrés.

En conclusión, el plan terapéutico debe ser individualizado e implica múltiples niveles y medidas como psicoterapia individual, terapia familiar, intervenciones psico educacionales, apoyo psicosocial y tratamiento farmacológico.