¿Qué factores generan la violencia de hijos a padres?

La psicoterapeuta Carmen González recomendó a los padres de familia no actuar con violencia física ni psicológica cuando quieren corregir a sus hijos.
Morguefile-Kamuelaboy

La violencia de algunos adolescentes contra sus padres es casi siempre resultado de una mala relación que tuvieron con ellos desde la infancia, a lo que se suma la incapacidad de los progenitores para sostenerlos emocionalmente, sostuvo la psicoterapeuta Carmen González.

Consultada sobre el caso de la adolescente "emo" de 14 años que intentó asesinar a su madre porque ésta la amarraba a una silla para que no saliera de su casa en Comas, González remarcó que la relación madre-hija es siempre la "más difícil y compleja" por las "rivalidades" inconscientes por la atención del padre.

La especialista dijo que los seres humanos vivimos de manera permanente luchando con nuestras emociones e impulsos, "las cuales debemos aprender a controlar desde las niñez con la ayuda de padres tolerantes".

"Cuando no se da ese diálogo y tolerancia entre padres e hijos, y la madre en este caso castiga con violencia y psicológicamente a su hija, quizás la pequeña en ese momento acatará lo que se ordena, pero cuando sea adolescente las emociones crecerán, se descontrolarán y ocurrirán tragedias de ese tipo", dijo.

Explicó que cuando las madres descargan sobre sus hijas impulsos negativos -ya sea con golpes o palabras hirientes- es porque ellas creen que de esa forma están corrigiendo, y es porque también fueron criadas bajo esos patrones.

En cuanto al rol de los papás frente a esta situación, dijo que pueden darse diversos escenarios, como los padres que se mantienen pasivos frente al maltrato cruel de madres para con sus hijas.

Otra caso -dijo- es cuando en un hogar hay una madre equilibrada emocionalmente, pero existe un padre violento que perturba y hace daño a la familia.

"Si el padre observa que la madre lastima a su hija, y no hace nada, es probable que también se asuste. Ese padre debe reflexionar por qué escogió a una mujer así, quizás a él también lo trataron con violencia", anotó.

La especialista recomendó a los padres de familia a no actuar con violencia física ni psicológica cuando quieren corregir a sus hijos; por el contrario, agregó, se debe priorizar el diálogo y si se quiere castigar, hay que quitarles lo que más les gusta.

"La violencia no conduce a nada. El ser humano no entiende con violencia, la violencia no le permite pensar. Hay que aprender a controlar nuestra emociones, no es tarde", recalcó.

Gonzales refirió que los padres de familia deben preocuparse en llenar de emociones sanas a los hijos cuando están pequeños, "pues no hay que olvidar que no existen emociones nuevas ni en la adolescencia ni en la adultez, sino que éstas son trasladadas desde la infancia".