Recomendaciones para hacer deporte en verano sin dañar tu salud

Antes de hacer ejercicios para ponerte en forma es necesario hacerte una revisión médica y no forzar tu cuerpo con ejercicios intensos si el deporte no es una costumbre en ti.

Antes de hacer deporte para estar en forma para este verano, se recomiendan hacerse un chequeo médico previo para evaluar el organismo de la persona. | Fuente: Getty Images. | Fotógrafo: martin-dm

El iniciar o retomar alguna actividad física, después de no haber hecho ejercicio durante el invierno, es algo recurrente en la temporada de verano. Durante esta época se deben tener en cuenta varias consideraciones al momento de realizar alguna actividad física ya que existen riesgos que se potencian por el calor, como son deshidratación, quemaduras en la piel, el golpe de calor, así como lesiones musculares o articulares.

LO PRIMORDIAL

Antes de empezar a hacer algún deporte, o actividad física, es importante hacerse un chequeo médico, sobre todo si uno padece de alguna enfermedad o condición médica. Es recomendable hacerlo antes del inicio de la temporada para asegurarnos que el cuerpo se encuentra óptimo para la actividad física a realizar.

RECOMENDACIONES

1. EVITA LAS HORAS CENTRALES

En el verano es preferible hacer ejercicio a primera o a última hora del día, evitando hacerlo en las horas centrales del día, es decir, entre las 12.00 y las 15.00 horas. Si se hace ejercicio al aire libre se recomienda el uso de protección solar, de preferencia protectores solares específicos para deportistas que resisten mejor al sudor y al agua. Además, si se va a estar al sol durante mucho tiempo es recomendable llevar una gorra y gafas protectoras.

2. MANTENTE HIDRATADO

La hidratación es muy importante en el verano. Beber agua antes, durante y después del ejercicio es indispensable para prevenir la deshidratación debido del exceso de sudoración a causa de las altas temperaturas. Para ello es necesario reponer líquidos de manera constante y no esperar a tener sed para beber agua. De esta forma previenes un golpe de calor que puede ser perjudicial para la salud.

El agua es el mejor hidratante para cuando alguien se ejercita. | Fuente: Getty Images. | Fotógrafo: courtneyk

3. SIEMPRE CALIENTA ANTES

Hay que tener en cuenta que toda actividad deportiva requiere un calentamiento previo. Los músculos, normalmente “fríos” antes de ejercitarse, requieren soltarse y estirarse para evitar problemas. Un músculo que es bruscamente estirado o sometido a un esfuerzo puede desgarrarse, y muchas veces, si los músculos no están preparados para el esfuerzo, una mala pisada no permite una reacción adecuada del cuerpo y puede haber torceduras, desgarros de ligamentos y a veces fracturas.

Es por eso que siempre se aconseja “calentar” antes de iniciar cualquier actividad deportiva sin importar la edad. Incluso cuando se trata de un deporte dentro del agua ya que el cambio de temperatura (cuerpo caliente y agua fría), puede contraer y endurecer los músculos

¿CÓMO CALENTAR?

El calentamiento consiste en una serie de movimientos y estiramientos antes de cualquier actividad física. Si bien no hay nada establecido en cuanto a qué ejercicios hacer exactamente, se recomienda ejercicios de cuerpo completo, como trotar suavemente y hacer algunos saltos en el sitio, mover los brazos desde el hombro en series, y luego hacer estiramientos de hombros, brazos, espalda, muslos y pantorrillas.

Esto debe tomar entre cinco a diez minutos antes de hacer cualquier deporte.

Asimismo, cuando uno hace deporte después de un tiempo de no hacerlo (semanas a meses), o cuando se hace deporte esporádicamente (una vez a la semana o al mes), es importante no intentar hacerlo con la máxima intensidad, ya que el cuerpo requiere adaptarse por un tiempo continuo de ejercicio para rendir al máximo. Se recomienda la primera vez hacer ejercicio con intensidad suave a intermedia e ir aumentando poco a poco y hacer una buena rutina de calentamiento previo.

En resumen, si quieres disfrutar de un verano haciendo deporte sin complicaciones es importante realizarse un chequeo médico previo, calentar antes de realizar cualquier actividad física sin importar la edad, sobre todo antes de cualquier actividad que implique estar dentro del agua, hidratarse correctamente, usar protección contra el sol (gorra, gafas y bloqueador solar) y evitar las horas de más calor para hacer ejercicio.