Verano y embarazo: Cuidados para disfrutar de esta temporada

Debemos recordar que el embarazo no es una enfermedad, solo es un cambio en el funcionamiento de nuestro cuerpo. Estos son los cuidados que debes tener durante esta temporada.

Verano y Embarazo | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: Filipovic018

Nos encontramos en la época más calurosa del año.  Empiezan los paseos a la playa, la piscina, y todo lo que implica estar más expuestos al sol, y a las altas temperaturas pero y ahora que estoy embarazada ¿tengo que tener algún cuidado especial? ¿Podré ir a la playa?

Antes que nada, debemos recordar que el embarazo no es una enfermedad, solo es un cambio en el funcionamiento de nuestro cuerpo.  Y claro, todo también depende del tiempo de embarazo y como lo llevo.

En la ciudad

Aunque solemos protegernos del sol cuando vamos a la playa, nos olvidamos que el sol también nos afecta en la ciudad. Recordemos que la exposición al sol puede ser perjudicial si no se toman las precauciones debidas: un buen bloqueador, uso de lentes oscuros y sombreros de ala ancha, y evitar las horas de mayor índice de radiación.  Esas precauciones no varían, estés o no embarazada.  Sobre todo, insistir en que la piel de una embarazada puede tener tendencia a presentar manchas, que pueden marcarse aún más con una mayor exposición. También debemos buscar ropa adecuada para la época y evitar telas sintéticas.

Otro punto importante es mantenernos siempre hidratadas.  Esto implica tomar una cantidad de líquido suficiente a lo largo del día y consumir alimentos frescos.  Siempre recordar que debemos tener cuidado con la manipulación de los alimentos, ya que las diarreas son más frecuentes en esta época.  Evitemos consumir aquellos productos de los que no sabemos la procedencia ni cómo fueron preparados.  Pero si te antoja un helado o algo frío, ¡adelante! no hay ningún problema. 

Verano y Embarazo | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: cdwheatley

En la playa

Podemos disfrutar de un día de playa sin ningún problema, más aún si contamos con un mar tranquilo y de pocas olas podemos bañarnos, teniendo cuidado ante el riesgo de caídas. Siempre observemos las banderas de advertencia, y si hay una roja que indica que el mar está peligroso, es mejor no ingresar.  Es evidente que este problema es mayor cuando el embarazo avanza.  Ya en los últimos meses, en algunas ocasiones puede perderse el equilibrio con mayor facilidad.  Por esto es mejor ingresar al mar con compañía, si es que se diera algún percance.

Si además tienes la opción de nadar en una piscina, no existe inconveniente.  Al contrario, en la piscina al ser más fácil flotar, muchas veces el tema de las molestias en la espalda y piernas disminuye considerablemente. Inclusive hay clases de natación para gestantes. Así que disfruta, no te preocupes, siempre con cuidado al ingresar y salir de la piscina, sobre todo por el suelo resbaloso.

Teniendo estas precauciones podrás disfrutar del verano sin ningún problema.  No olvides continuar tus controles y mantener una alimentación balanceada siempre.  Si tienes alguna duda más al respecto, consúltalo con tu médico, es la persona indicada para orientarte y darte consejos.