5 tips para reducir gastos ligados a alimentación sin perder calidad

Hay trucos para comprar, cocinar y distruibuir la comida que te permitirán ahorrar tiempo y dinero y además evitarás tener que tirarla.
Las personas que viven solas necesitan saber abastecerse convenientemente de alimentos esenciales y al mismo tiempo cuidar su economía. | Fuente: Getty Images

Cada vez son más las personas que deciden salir de casa de sus padres y se mandan a vivir solos, una experiencia muy necesaria para el crecimiento personal ya que enseña a valerse por uno mismo.

Sin embargo, dejar la zona de confort, donde todo está financiado por los padres y no hay mucho de qué preocuparse, no es algo sencillo. Sobre todo en lo que respecta a la comida, pues si uno no vela por su alimentación, nadie más lo hará.

En ese sentido, es importante para quienes viven solos saber abastecerse de alimentos esenciales y al mismo tiempo cuidar su economía. Por ello, el portal yodona.com dio algunas recomendaciones para reducir los gastos ligados a alimentación y evitar tener que tirar la comida a la basura.

Compra de a pocos: Lo ideal es comprar en pequeñas cantidades, es decir, lo que se ajuste a tus consumos de una semana. Por ejemplo, un paquete de seis unidades de manzanas, verduras precortadas o un paquete de milanesas. Esto no solo cubre tus necesidades sino que evita que la comida se malogre y tengas que tirarla. Si vas a comprar bastante de algo, procura que sea un alimento que se pueda preservar, como los fideos o conservas.

Planifica un menú semanal: Si eres de los que cocina, planifica bien tus comidas de la semana. Esto te permitirá ahorrar tiempo y dinero. Por ejemplo, puedes cocinar algo para dos o tres días o reutilizar lo que te sobró del día anterior para preparar otras cosas como sánguches que puedes comer en el desayuno o llevarte al trabajo. La idea es evitar que se acumulen restos perecederos.

Aprende a usar bien tu nevera: Cada parte del refrigerador esta estratégicamente diseñada para cada tipo de alimento. Si aprendes a colocarlos y dustribuirlos de la manera adecuada, lograrás conservarlos más tiempo. Además, ten en cuenta que no todos los alimentos van en la refri, por ejemplo el tomate, la cebolla o el ajo.

Congela la comida: Como se mencionó anteriormente, cocinar para varios días es una buena idea para ahorrar tiempo y dinero (no tendrás que comer en la calle o ir de compras todo el tiempo). Una vez lista la comida, enfríala y luego ponla en envases adecuados para la congelación. Tampoco dejes pasar mucho tiempo.

Mantén una despensa de reserva: Por si no tienes nada congelado, te da flojera cocinar y no quieres gastar en el delivery, es recomendable que tengas siempre alimentos básicos conservables, por ejemplo latas de atún, fideos, arroz o galletas.