Acronecrosis, la complicación que deja sin manos ni pies

El doctor Elmer Huerta, especialista en salud pública, explica las razones médicas que conducen a la amputación de manos y pies a un paciente.

El caso de Shirley Meléndez definitivamente ha conmovido a la población, pues sufrió la amputación de sus manos y pies tras una intervención de cálculos renales, definitivamente le ha cambiado la vida. Sin embargo, es importante conocer las razones médicas que conducen a mutilar a una paciente.

Acronecrosis. El doctor Elmer Huerta, especialista en salud pública, explica que 'acro' hace referencia a la terminación de las extremidades (manos y pies), mientras que 'necrosis' significa la muerte de los tejidos. La amputación se da como una medida de salvarle la vida al paciente.

Antecedente. El niño estadounidense Zion Harvey, de 8 años, el 2015 recibió por primera vez un doble trasplante de manos. El menor con apenas 2 años también había perdido sus dos pies debido a una septicemia o infección generalizada de la sangre.

¿Que conlleva a una acronecrosis? Esta complicación puede ocurrir debido a una septicemia, enfermedades reumáticas graves, peste bubónica, trastornos congénitos del sistema de coagulación o urosepsis (infecciones graves del tracto urinario).

El cálculo coraliforme es una piedra grande que ocupa todo el interior del riñón y se caracteriza porque casi siempre se infecta dentro del cuerpo. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Cálculo coraliforme. Es una piedra grande que ocupa todo el interior del riñón y se caracteriza porque casi siempre se infecta dentro del cuerpo, pero el dolor suele confundirse con los síntomas de una infección urinaria. "Esto es lo que tiene Shirley, no son un par de piedritas. Lamentablemente estos cálculos coraliformes muchas veces acaban con la función de uno o dos riñones hasta que se descubren. Son muy difíciles de manejar y cuando se intenta hacer lo que se ha hecho, puede infectarse".

¿Qué falló? El doctor Huerta indica que el fondo de lo que le ha pasado a Shirley lleva a la conclusión de que faltó una debida comunicación, información y empatía. "Es esta paciente no la han sabido guiar en un caso sumamente complicado, se infecta, hace septicemia, se complica con una acronecrosis y le tienen que salvar vida amputándoles sus manos y pies".

Trato médico-paciente. "Un paciente informado es el mejor aliado que puede tener un doctor. Un paciente que lo está, se va a convertir en el peor enemigo de la clase médica", señala el galeno. "Doctores y estudiantes de medicina tienen que poner extratiempo en educar al paciente".