Advierten que adquirir medicinas en bodegas puede afectar la salud

Así lo advirtió el Ministerio de Salud al recordar que la población debe comprar medicamentos recetados por el médico o de venta libre únicamente en farmacias formales.

Adquirir medicinas de venta libre y hasta antibióticos en bodegas o bazares, sin saber que estos productos farmacéuticos pueden estar alterados en sus propiedades al no ser bien conservados ni almacenados, puede causar daños a la salud, e incluso la muerte.

Lo advirtió hoy el Ministerio de Salud (Minsa), al recordar que la población debe comprar medicamentos recetados por el médico o de venta libre únicamente en establecimientos farmacéuticos formales del ámbito público y privado.

Aldo Álvarez Risco especialista de la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid), indicó que la mala conservación y almacenamiento de fármacos pueden causar intoxicaciones, diarreas y hasta paros cardiacos con consecuencias letales.

“Las farmacias, cadenas farmacéuticas y boticas reconocidas, deben contar con la licencia de funcionamiento otorgada por la municipalidad correspondiente, además de la certificación de la Digemid”, manifestó.

Sostuvo que ello garantiza que cuenten con anaqueles con suficiente espacio para ubicar cada fármaco y evitar deterioros, congeladores que conservan la temperatura adecuada de los medicamentos y la presencia de un químico farmacéutico.

Álvarez Risco explicó que si la población continúa consumiendo medicamentos adquiridos en lugares informales puede ocasionar que su enfermedad se vuelva crónica o empeore.

Por otro lado, si es la automedicación de un fármaco que solo debe ser ingerido con receta médica, puede causar desde desmayos hasta derrames cerebrales, lo que afectará en gran medida la calidad de vida del paciente.

“Cada medicamento ocasiona efectos adversos en las personas. Si estos productos están alterados en sus propiedades pueden ocasionar que los pacientes no solo se dejen de curar sino que el mal del que padecen se vuelva permanente”, apuntó el especialista.

Recomendaciones

- Verificar que las inscripciones del nombre del medicamento y dosis en los blíster de las cápsulas estén claras y no se desprendan luego de un frotamiento con los dedos.

- Que las cajas de los medicamentos no estén dañadas.

- Que el producto farmacológico cuente con el registro sanitario otorgado por la  Digemid.

- Que cuente con fecha de vencimiento vigente y sin adulteraciones.