Apendicitis: estos son los síntomas para detectar esta enfermedad

La apendicitis es la inflamación del apéndice, una porción del intestino delgado e inicio del intestino grueso, que es motivo común de cirugía de emergencia. 

Si el apéndice está inflamado, solo hay máximo 24 horas para actuar, es decir, para hacer el diagnóstico y operar. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: stevanovicigor

Es común escuchar que el apéndice es un órgano que no tiene una función determinada, pero su inflamación puede llevarnos a una cirugía de emergencia. La apendicitis tiene en su nombre el sufijo ‘itis’ que denomina inflamación. La infección comienza en el interior de la pared del apéndice tornándolo de coloración negruzca. Se comprimen los vasos sanguíneos y la pared se necrosa. En la situación extrema, la pared se rompe, el apéndice explota (peritonitis) y el contenido fecal infecta el interior del cuerpo.

En este punto los principales síntomas son la baja presión arterial, aumento de frecuencia cardíaca, problemas renales, hígado y corazón. De no tener asistencia médica oportuna puede desencadenar en un shock séptico y muerte. Esa obstrucción se da por la acumulación de restos fecales o por el ingreso de algún cuerpo extraño (hueso, gusanos o chirla).

El apéndice es una porción intestinal que comunica el inicio del intestino grueso con el delgado con una terminación hacia fuera. Tiene una forma tubular por lo que su nombre completo es apéndice vermiforme.

 

El dolor por una apendicitis generalmente va acompañado de fiebre, comienza a la altura del ombligo y luego se traslada entre el ombligo y el pubis. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: Steve Debenport

De acuerdo con investigaciones recientes, el apéndice sí tendría una importante utilidad: esa porción del intestino delgado es un reservorio de bacterias intestinales que permiten la recuperación de la flora intestinal tras una enfermedad gastrointestinal prolongada como una gastroenteritis.

Además de su función de repositorio, el apéndice es un órgano cuya pared está integrada de un gran número de células inmunológicas similares a las que forman parte de las amígdalas en la garganta o los ganglios.

La apendicitis afecta a cualquier edad, siendo más frecuente en niños mayores de cinco años y adolescentes hasta los 18 años. Los factores hereditarios y la predisposición a enfermedades del tracto digestivo pueden ser algunas de sus causas, aunque aún no se conoce el origen.

Algunos primeros síntomas de apendicitis pueden ser dejados de lado: una molestia poco clara en la parte media del abdomen. Luego de ese dolor, comienzan las náuseas y vómitos. Otros síntomas sí incluyen el dolor en la fosa ilíaca derecha, encima de la ingle.

Con el avance de la ciencia, la cirugía para la apendicitis es una operación rápida y de fácil recuperación, con una mortalidad baja. Si el dolor se prolonga por más de seis horas se debe ir a una atención médica para descartar una perinotitis, cólico renal, ovulación, rotura de un folículo ovárico, hernias, entre otros diagnósticos.