Cómo reconocer un juguete tóxico que puede contaminar a un niño con plomo

La campaña navideña de compra de juguetes ya comenzó y muchos de los productos contienen esta sustancia tóxica que puede producir en los menores de edad dificultad de aprendizaje, convulsiones y hasta la muerte.

El pediatra recomienda no comprar juguetes con colores pintados de amarillo y rojo. | Fuente: Getty Images. | Fotógrafo: flyparade

La población peruana está pensando qué comprarle por la época navideña a sus hijos o algún familiar menor de edad. Sin embargo, existe el riesgo de que el carro, la muñeca, el dinosaurio o el soldado que quieran obsequiar puedan contaminar al infante con una sustancia altamente tóxica: el plomo.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el plomo es una sustancia tóxica que se acumula en el organismo humano y afecta a sus diversos sistemas. No existe un nivel de exposición al plomo que pueda considerarse seguro, sin embargo, la exposición al mismo es prevenible.

RPP Noticias se comunicó con el médico pediatra de la Clínica Internacional Eduardo Chaparro, quien nos informó cuáles son los efectos que puede tener el plomo en un niño y cómo se pueden reconocer este tipo de juguetes contaminados.

“Son juguetes pintados a mano que provienen del continente de Asía, en su mayoría de China. Los juguetes con colores amarillo y rojo generalmente son los que pueden tener plomo en su pintura. Se recomienda a los padres no comprarlos solo porque cuestan menos. Lo barato nos sale muy caro”, afirma Chaparro.

Un niño contaminado con plomo tiene severos daños a su salud intelectual. | Fuente: Getty Images. | Fotógrafo: Pollyana Ventura

Los niños se contaminan con plomo porque cuando son muy pequeños acostumbran a meterse los objetos llamativos a la boca, dice el pediatra, y mediante la vía oral se produce la contaminación. El plomo se adhiere a los órganos y a los glóbulos rojos de la sangre. Por lo que con la circulación sanguínea el metal tóxico se esparce a todo el cuerpo.

Entre los órganos afectados está el cerebro, sostiene Chaparro, por eso que la contaminación por plomo puede producir cansancio, irritabilidad, convulsiones, falta de concentración y aprendizaje en el menor. Si afecta los riñones podría producir insuficiencia renal también. El plomo también podría ingresar a la médula ósea y ocasionar anemia infantil, precisa el especialista.

Otro peligro de contaminación por plomo es mediante la vía respiratoria en casas que funcionan como industrias informales en la quema de baterías y pinturas.