Cuidar el agua nos previene de enfermedades infectocontagiosas

Una técnica casera es verter dos a tres gotitas de lejía en un litro de agua y dejar reposar este litro durante unos 3 minutos.

El agua es vital para los seres humanos. Durante estos días de inundaciones y huaicos, muchas personas han comprendido su valor real. El agua es vida, se dice, y eso es muy cierto. Una persona de condiciones físicas promedio debe consumir 2 litros de agua al día, cifra que varía con el peso, edad, actividad física y la estación donde vive.

Preservar agua segura es importante. Cubra los recipientes de agua para evitar la propagación de enfermedades infectocontagiosas como el cólera y el zika. Hervir el agua es la forma ideal para desinfectar el agua que bebemos.

“Definitivamente después de estar hervida, el agua está apta para el consumo humano. Obviamente debe taparla bien para evitar el contacto con bacterias”, comenta Roberto Jácobo, médico internista.

Otra forma es usar filtros que evitan el paso de bacterias y virus. En caso de no tener uno, se puede usar una tela fina o una toalla. “La otra alternativa sería usar algún tipo de filtro como los que se consiguen en las ferreterías y los centros comerciales, para colocar en los caños principales. Por medio del filtro purificar más el agua que nos llega al domicilio”, comenta.

Una forma recomendada para eliminar a bacterias y microorganismos en el agua es usar hipoclorito de sodio, conocido cotidianamente como lejía. El médico internista Roberto Jácobo lo explica. “En un litro de agua podemos verter dos a tres gotitas de esta sustancia, lejía, y dejar reposar este litro durante unos 3 minutos”.

En el caso de las frutas y verduras, están deben lavarse agregando cuatro gotas de lejía por litro. Un tema importante es el ahorro del agua. Más de 663 millones de personas no tienen acceso al servicio de agua potable, por lo que reducir el consumo innecesario resulta primordial. El especialista comenta cómo.

“Primero en la ducha, un baño corto. Segundo, al lavarse los dientes, usar un vaso y llenarlo. No desperdiciarla en regar los parques y jardines en horas donde hay mucho sol. Podemos reutilizar el agua, por ejemplo el agua que usamos para lavar puede ir a parar al wáter”, comenta. No olvide que cuidar de los recursos no renovables es un ahorro en su futuro. Tome conciencia y cuide el agua.