La lepra, la enfermedad bíblica que aún afecta a la población amazónica del Perú

Esta infección es originada por una bacteria familiar de la que origina la tuberculosis. De no tratarse a tiempo puede originar secuelas graves en ojos, nervios, piel y extremidades.

Aún la lepra se mantiene presente en la Amazonía peruana, en específico, en la región de Ucayali. | Fuente: EFE.

La enfermedad histórica de la lepra, que incluso está descrita como una maldición divina en la Biblia cristiana, no ha sido erradica del Perú, pese a que la Organización Mundial del Salud reporta que en gran parte del mundo se ha eliminado.

La lepra es ocasionada por la bacteria microbacterium leprae o Bacilo de Hansen, el cual apareció en América a partir de la llegada de los españoles por medio de la Conquista.

Como los primeros casos se presentan en la costa, es en esta región del Perú donde se construyen los primeros leprosorios. Sin embargo, desde 1900 empezaron a reportarse casos en la Amazonía peruana. Se cree que se importó desde Ecuador o Brasil.

“Ahora básicamente existen casos reportados en la selva, en especial, de la región de Ucayali. La bacteria se transmite por vía aérea por el estornudo o tos. Ingresa al aparato respiratorio. Luego en un tiempo prolongado, entre 2 a 7 años, se dirige hacia el sistema nervioso periférico y en la piel donde desarrolla los síntomas”, explicó para RPP Noticias, el doctor Martín Oyanguren, infectólogo de Clínica Internacional.

Según información de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la lepra afecta principalmente a la piel, los nervios periféricos, la mucosa de las vías respiratorias superiores y los ojos. Y si no se le trata a tiempo, origina secuelas graves permanentes en la piel, los nervios, las extremidades y los ojos.

¿Tiene cura?

La lepra sí tiene cura bajo un tratamiento de largo aliento. Incluso este es ofrecido de manera gratuita por el Ministerio de Salud, según el infectólogo Oyanguren. “Se sospecha de lepra en cualquier individuo que tenga laguna lesión dérmica o neurológica y provenga de una zona endémica, específicamente de la Amazonía como Ucayali”, precisó.

La única forma en que un individuo pueda contagiarse de lepra es en contacto con una persona enferma. “Uno se puede curar de lepra siempre y cuando tome el tratamiento respectivo”, advirtió Oyanguren.