El chullo puede evitar la muerte celular por frío extremo

Las bajas temperaturas provocan una circulación sanguínea lenta, eso puede propiciar que zonas más vulnerables del cuerpo sufran necrosis o muerte celular.

En condiciones de frío extremo, la circulación sanguínea se torna lenta, provocando que las partes más sensibles de nuestro cuerpo corran riesgo. Las orejas, los dedos de manos y pies, e incluso la nariz están más expuestos a sufrir necrosis (muerte celular).

Desde tiempos inmemoriales, las poblaciones altoandinas habían entendido que era necesario utilizar el chullo para proteger los pabellones auriculares. Este accesorio es mucho más que moda.

"La necrosis es la pérdida de circulación por la exposición a frío intenso. Si de morado pasa a ponerse de color negro, ese cambio es malo, porque indica muerte celular y ahí solo queda amputar", explica el médico internista Juan Carlos Benites.

Ante temperaturas mínimas que van de -17 a -20 grados Centígrados, la medida de prevención es utilizar ropa de material sintético, porque retiene el calor a diferencia de la lana. Además, es necesario el uso de accesorios como medias, guantes, bufandas y hasta pasamontañas, para proteger el cuello y la nariz.

No se equivoque

Si creía que la ropa ajustada convenía para enfrentar el temporal de frío, estaba en un error. "Esto solo acelerará que la circulación de la sangre se haga más lenta, es decir, se haga un proceso de isquemia, que luego lleva a una necrosis", aclara el doctor Benites.

Las medias, guantes, bufandas y hasta pasamontañas son necesarios antes las bajas temperaturas. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Getty Images

Además, hay algunos malos hábitos que en tiempo de frío intenso no se deben practicar. "Si la circulación es lenta e incluso la frecuencia de latidos cardíacos es lenta, beber licor o fumar complica la situación".

Según el médico internista del Hospital María Auxiliadora, los ojos también deben de protegerse utilizando anteojos. "La luz que refleja en el piso produce un resplandor que puede dañar la córnea".

Entonces, además del abrigo y los accesorios para proteger las partes más sensibles y expuestas de nuestro cuerpo, también es necesario beber líquidos calientes para entrar en calor.

El pediatra Jorge Abel Salinas nos recuerda que los menores de edad y los adultos mayores forman parte de la población en mayor riesgo. "El frío no hace que nos enfermemos, sino que en las temperaturas bajas hay ciertos virus y bacterias que circundan en el ambiente y somos propensos a adquirirlos”.

Recuerda que la manera de defender tu organismo es a través de las defensas y las vacunas, además de la leche materna en el caso de los bebés.