El estrés nos predispone a padecer al menos cuatro enfermedades crónicas

Las causas de cuadros de estrés son una mala dieta, falta de sueño y poco o nulo ejercicio físico. Dichas condiciones de salud son un medio propicio para la presencia de enfermedades crónicas como enfermedades infecciosas, cardiovasculares, coronarias, traumatismos accidentales y diabetes.

Este tipo de enfermedades pueden ser resultado del estrés (por temas familiares, económicos, laborales, etc.) y las personas suelen restarle importancia a los síntomas. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: PeopleImages

El estrés es una de las enfermedades más comunes en la nueva sociedad. Muchas personas acuden a los centros médicos por dolores de cabeza que son un claro síntoma de estrés. Sin embargo, esta condición también nos predispone a otras enfermedades crónicas. Miguel Vidangos, médico Internista de SANNA Clínica San Borja, comenta que ir a consulta es lo primero que debes hacer. Este chequeo determinará qué pruebas necesitamos hacernos.

"A partir de los 40 años, y más aún si hay sobrepeso, se hará necesario realizarse controles de presión arterial, glucosa, colesterol y triglicéridos, y en el caso de los hombres un examen de próstata, mientras que en el de las mujeres, una prueba de Papanicolaou, un examen de mamas y/o una mamografía", comenta.

Asimismo, explica que las enfermedades crónicas suelen ser las más dañinas, pues no suelen producir síntomas y pasan desapercibidas, de modo que son detectadas cuando ya causaron perjuicios por mucho tiempo. Este tipo de enfermedades pueden ser resultado del estrés (por temas familiares, económicos, laborales, etc.) y las personas suelen restarle importancia a los síntomas.

“El estrés ya no es la enfermedad del futuro, es la enfermedad del presente. A la larga te generará otros males, puesto que el nivel de ansiedad ocasiona sobrepeso por una mala dieta, falta de sueño, entre otros, y lo siguiente serán las enfermedades crónicas, como pueden ser hipertensión, dislipidemia, diabetes”, detalla.

 

Este tipo de enfermedades pueden ser resultado del estrés (por temas familiares, económicos, laborales, etc.) y las personas suelen restarle importancia a los síntomas. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: Kerkez

Entre las enfermedades que son más frecuentes tenemos en primer lugar las neoplasias (cáncer), seguidas por las enfermedades infecciosas (respiratorias), cardiovasculares (hipertensión), coronarias (accidentes cerebro vasculares), traumatismos accidentales y luego la diabetes mellitus, enfermedades del hígado e  insuficiencia renal.

Vidangos explica que las enfermedades crónicas se presentan en silencio ya que, cuando ataca, el cuerpo reacciona compensando y así el problema pasa desapercibido, hasta que llega un punto en el que el organismo se agota y la enfermedad avanzó, produciendo muchas veces daños severos y permanentes.

“Por eso muchas veces vemos pacientes que van a la consulta porque les duele un poco la cabeza y descubren que están mal. Entonces encontramos casos en que, por ejemplo, presentan presiones arteriales increíbles de 180, 190 o 200 (cuando lo normal es de menor o igual a 120). Para que una persona alcance ese nivel de presión sin síntomas ¿te imaginas cuánto tiempo ha pasado? Por eso destacamos la importancia de la prevención a través de controles periódicos y mantener una vida sana”, comenta.

Aunque la adultez trae consigo muchas responsabilidades, Vidangos resaltó que lo importante es vivir felices y si bien es necesario buscar estabilidad económica, si uno no se cuida, en un futuro, tal vez no muy lejano, el costo puede ser mucho más alto e irreversible.