El exceso de trabajo aumenta el riesgo de diabetes en las mujeres

Un estudio revela que las mujeres que trabajan más 45 horas semanales tienen 63% mayores posibilidades de padecer este mal.
Estudio reveló que el exceso de trabajo puede convertir a las mujeres en potenciales víctimas de diabetes | Fuente: Getty Images

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Lavan en Quebec, Canadá, demostró que las mujeres que trabajan más de 45 horas semanales tienen un 63% de posibilidades de padecer diabetes.

La doctora Mahée Gilbert-Ouimet, directora de esta investigación publicada en la revista “BMJ Opne Diabetes Research & Care”, “la identificación de factores de riesgo, caso de las largas jornadas laborales tienen una enorme importancia para mejorar la prevención de la diabetes y sus enfermedades crónicas asociadas”.

Para este estudio, los investigadores siguieron durante 12 años (del 2003 al 2015) la evolución de más de 7 mil hombres y mujeres canadienses de 35 a 74 años. Ellos fueron divididos en cuatro grupos, de acuerdo a sus horas de trabajo semanales.

El resultado de los estudios demostró que las horas de trabajo en los hombres no influyeron en el riesgo de diabetes, algo que sí sucedió en el caso de las mujeres que superaban las 45 horas de trabajo.

“Aunque no se evaluaron las causas, por tratarse de un estudio de observación, podemos entender que el estrés es uno de los elementos que desencadena esta conclusión”, explica Elmer Huerta, consejero médico de RPP Noticias.

“Es posible que las responsabilidades familiares o domésticas estén presentes en el subconsciente de estas mujeres, que mientras más trabajan mayor estrés tienen por la preocupación de las responsabilidades no remuneradas”, agrega Huerta.

Él explica que los factores de riesgo para esta enfermedad son constantemente estudiados por los expertos en salud. “Para el 2030, se calcula que en el mundo habrá 437 millones de personas con diabetes, lo que representa el 8% de la población mundial”, acota el médico.

Finalmente, Elmer Huerta recomienda que, para evitar que este factor de riesgo se mantenga en latente, “es importante que las familias empiecen a repartir las tareas domésticas y no solo dejarlas en manos de las mujeres”.