El uso de la marihuana para fines medicinales está a punto de aprobarse en Estados Unidos

Avanza la posibilidad de que los medicamentos procedentes del cannabis sean administrados a pacientes con epilepsia.

La epilepsia es una enfermedad del cerebro que no responde a tratamientos tradicionales de manera fácil. Una buena noticia para Estados Unidos es que asesores externos recomendaron a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) la aprobación de un medicamento derivado del cannabis que sirve para curar dos formas de epilepsia. Los avances en la aprobación de la marihuana medicinal están cada vez más próximos.

El medicamento se llama Epidiolex y será utilizado para minimizar el dolor en los pacientes con síndrome de Dravet y Lennox-Gastaut, dos tipos inusuales y severos de epilepsia infantil. “Uno de cada 5 niños afectados de epilepsia mueren antes de los 20 años en Estados Unidos”, comenta el Consejero Médico de RPP Noticias, Elmer Huerta.


 

La marihuana medicinal reduce en 40% el número de convulsiones en una persona con epilepsia. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: Creative-Family

La investigación se basó en tres experimentos clínicos que demostraron que la marihuana medicinal disminuía en 40% el número de convulsiones. Es casi seguro que la recomendación a la FDA será aceptada por esta institución a fines de junio.

“El Epidiolex es una aceite obtenido de una variedad de planta de marihuana desarrollada por el laboratorio GW. Esta planta produce grandes cantidades del alcaloide cannabidiol (CBD) y casi nula productividad del alcaloide tetracannabinol (THC). La primera no tiene efecto sobre el comportamiento de los usuarios mientras que la segunda es a la que la gente busca por motivos recreacionales”, explica Huerta.

Padres de hijos con epilepsia acudieron a la audiencia de la FDA y contaron las historias de sus pequeños. A la vez, afirmaron que sus convulsiones habían desaparecido con el uso del medicamento. Muchos de ellos producían el aceite en su hogar de manera artesanal.

 

Al producirla de manera artesanal, la ventaja es que la cantidad de CBD es controlada por ellos: por cada centímetro cúbico de la medicina se obtiene 100 miligramos, lo cual permite que el médico pueda graduar la dosis que necesita el paciente.

Los efectos secundarios de esta medicina artesanal son somnolencia, nauseas, vómitos y problemas en el hígado. “Con la aprobación del Epidiolex, se espera que llegue a su fin el vía crucis de los padres con hijos que tienen raros tipos de esa incurable enfermedad”, advierte Huerta.