Cuatro nuevas enfermedades de transmisión sexual que son potencialmente mortales

Si bien la gonorrea, la clamidia y la sífilis son las enfermedades de transmisión sexual más comunes, la propagación de cuatro nuevas infecciones preocupan a los médicos a nivel mundial. 

Para preocupación de las autoridades sanitarias, cuatro nuevas infecciones de transmisión sexual (ITS) podrían convertirse en amenazas para la salud pública. | Fuente: Getty Images

Las enfermedades de transmisión sexual reportan aún altos números, principalmente por gonorrea, clamidia o sífilis. Sin embargo, y para preocupación de las autoridades sanitarias, cuatro nuevas infecciones de transmisión sexual (ITS) podrían convertirse en amenazas para la salud pública.

1. Neisseria meningitidis

La bacteria que causa la meningitis invasiva (llamado meningococo) no solo causa una infección que afecta el cerebro y las membranas protectoras de la médula espinal, sino que también estaría vinculada al origen de infecciones urogenitales.

Un estudio de 1970 describe una infección uretral en un chimpancé macho luego de que una bacteria migrara de su nariz y garganta a su pene.

De acuerdo con un artículo de la BBC, entre el 5% y 10% de adultos portarían la bacteria en la parte superior del sistema respiratorio. La transmisión se daría a través del sexo oral. "Los científicos determinaron que una cepa que afectó a varias ciudades de EE.UU. en 2015 adquirió ADN mediante una recombinación genética con la que causa la gonorrea causando una propagación mayor.

La bacteria que causa la meningitis invasiva (llamado meningococo) no solo causa una infección que afecta el cerebro y las membranas protectoras de la médula espinal, sino que también estaría vinculada al origen de infecciones urogenitales. | Fuente: Google

2. Mycoplasma genitalium

Esta es una de las bacterías más pequeñas que se conoce pero que sus efectos son enormemente preocupantes. Su descubrimiento se dió en la década de los 80, pero actualmente afecta hasta el 2% de personas en el mundo.

La población en riesgo de esta ITS son los adolescentes y los adultos jóvenes. Su propagación se debe a que no presenta síntomas y que de hacerlo se asemeja a la clamidia y la gonorrea, con irritación en la uretra y el cuello uterino.

Sus efectos más conocidos son la infertilidad, el aborto espontáneo, el parto prematuro y la muerte de los fetos durante el primer trimestre de embarazo.

Como en la mayoría de las enfermedades de transmisión sexual, el uso de preservativos puede prevenir su contagio. El tratamiento se da con antibióticos, aunque investigadores han advertido recientemente que son resistentes a zitromimcina y doxiciclina.

3. Shigella flexneri

La disentería de Shigella se transmite por contacto con heces. Es una infección cuyos síntomas principales van desde calambres estomacales y diarrea con mucosidad y sangre.

4. Linfogranuloma venéreo (LGV)

Esta ITS es causada por la bacteria Chlamydia trachomatis. Entre sus primeros síntomas resaltan la aparición de un grano, ampolla o úlcera genital temporal. De no tratarse genera graves daños al sistema linfático afectando anomalías en el colon y recto.