Huaicos y lluvias: Los fenómenos naturales y las tres “olas de muerte”

El estudio científico que explica las "olas de muerte" está vinculado a terremotos, pero también puede ser extrapolado a cualquier fenómeno natural. Recuerde que es posible prevenir al mínimo los daños de un desastre.

Una vivienda destruida por un deslizamiento de tierra en el distrito de Aplao, en la región Arequipa | Fuente: EFE.

El verano nuevamente ha sido sinónimo de lluvias extremas, huaicos y desborde de ríos para diferentes ciudades del país, en especial de las regiones del sur como Arequipa, Cusco, Moquegua y Tacna.

En ese contexto es importante recordar una investigación publicada en la revista científica The Lancet, que revela que un terremoto produce tres “olas de muerte” o momentos que tienen efectos graves en la población. Si bien la investigación se refiere a terremotos, su concepto puede ser extendido a los diferentes fenómenos naturales.

La primera “ola de la muerte” es la instantánea. Se presenta en el momento justo del desastre. Cuando suceden las pérdidas materiales y de vidas. Las tragedias de las personas más comunes son el aplastamiento de la cabeza y de la columna vertebral.

Si el sistema de auxilio y médico no están preparados para atender a los sobrevivientes pueden darse las otras dos olas de muerte. | Fuente: Getty Images. | Fotógrafo: wsfurlan

Entre las 24 a 48 horas después del desastre aparece la “segunda ola”, cuyo número de muertos depende de cuan preparado esté el sistema de salud en el lugar del desastre.

Esto sucede porque muchas personas que sobrevivieron al gran sismo tienen fracturas expuestas, traumatismos encefalocraneanos, traumatismos cerrados en el abdomen, estallamiento de riñones y estos daños pueden empeorar con el trascurrir de las horas.

La “tercera ola” se produce a la semana u dos semanas luego del terremoto. Cuando comienzan las complicaciones de los sobrevivientes de los dos primeros momentos fatales. Entre los ejemplos más claros tenemos los que tuvieron traumatismo y el riñón se les infecta poco a poco, o los que tienen golpe en la cabeza y los daños se producen a dos semanas, también las personas que tienen infecciones que se producen en las heridas operatorias.

Con el conocimiento de estas tres olas de daños, las autoridades pertinentes tienen la posibilidad de prevenir y reducir los impactos severos de un desastre. Prevenir, mejor que lamentar.