Intoxicaciones en niños aumentan durante fiesta de Halloween

En más del 40% se incrementa la atención a menores de edad en el servicio de Emergencias del Instituto Nacional de Salud del Niño.
Digesa

En más del 40% aumenta la demanda de atención a menores de edad durante las fiestas de Halloween en el servicio de Emergencias del Instituto Nacional de Salud del Niño, debido a que muchas de las máscaras, maquillajes y golosinas que se consumen en esa fecha contienen elementos tóxicos.

La jefa del mencionado servicio, Zoila Yanac Reinoso, recomendó a los padres de familia tener cuidado con el uso de estos productos y también con el consumo excesivo de golosinas, que podrían ser dañinas para la salud de sus hijos.

Mientras que las primeras podrían ocasionar daños en la piel por las probables reacciones alérgicas que generan,  los dulces podrían originar dolor de estómago, indicó la especialista.
 
Advirtió también que, los caramelos y otras golosinas que se expenden a granel y en lugares informales, podrían estar elaborados con aditivos o colorantes no aptos para el consumo humano, además de que son fabricados en malas condiciones de higiene, lo que perjudica la salud de quienes las consuman.
 
“Estos productos que no reúnen las condiciones sanitarias requeridas podrían causar problemas digestivos, como gastritis, parasitosis, entre otros males”, dijo. Una característica para detectar la mala calidad de una golosina es la coloración intensa y el fuerte olor. Eso podría indicar que contiene componentes peligrosos.

Además, los padres también deben vigilar que los niños no consuman golosinas en exceso para evitar las caries, dolor de estómago, alergias y vómitos.

Es igualmente importante que el maquillaje o las pinturas que usen los niños para sus disfraces cuenten con la autorización respectiva, ya que en algunos de esos productos se han encontrado residuos de plomo, cromo y cadmio, materiales que pueden provocar cáncer.

Finalmente, sostuvo que los padres no deben descuidar a sus hijos, pues además en esta fecha aumentan los accidentes de tránsito.

“En ocasiones, los niños con intención de recoger más golosinas cruzan intempestivamente las calles o se empujan sin percatarse que los vehículos circulan a velocidad”, refirió la especialista.