Estado vegetativo, coma y muerte cerebral: Estas son sus diferencias

Tras la confirmación del diagnóstico de Javier Carmona: ¿Cuáles son las diferencias de estas disfunciones cerebrales crónicas y cuáles tienen mayor grado de recuperación? Elmer Huerta responde estas interrogantes.

Tula Rodríguez y Javier Carmona | Fuente: Instagram

Tras la confirmación del estado vegetativo con el que fue diagnosticado Javier Carmona, ex gerente de televisión y esposo de Tula Rodríguez, se ha hablado sobre otros términos, como estado de coma o muerte cerebral, que pueden confundirse entre sí. Elmer Huerta, Consejero Médico de RPP Noticias, explica las diferencias entre estas disfunciones cerebrales.

En orden de gravedad de menor a mayor complejidad podemos ubicarlos en estado de coma, estado vegetativo y muerte cerebral, las dos últimas disfunciones de carácterirreversibles. "Cualquier problema en el cerebro puede darse por cuatro grandes razones: 1. Paro cardiaco (ya sea circulatorio, denominado infartos, o eléctrico, en el que se encuentra la arritmia); 2. Derrames cerebrales (sangrados por aneurisma); 3. Intoxicacion por sustancias químicas (la mas común es por monóxido de carbono) y 4. Trauma cerebral severo (en el que se encuentra la hipoxia cerebral)", comentó.

COMA

Cualquiera de estos factores puede llevar a un estado de coma. "El paciente pierde la consciencia completamente y también los reflejos. Este estado puede clasificarse en superficial o profundo y se pueden recuperar en días o semanas", explica.

ESTADO VEGETATIVO PERSISTENTE

Si nunca sale de este estado, los pacientes ingresan a un estado vegetativo persistente. "En esta disfunción existen ciertos criterios que se cumplen como la falta de consciencia, la presencia de la respiración y un estado de sueño- vigilia. A veces responde, peor no conscientemente. Es alimentado por medio de sondas", comenta.

 

Estado de coma | Fuente: Getty Images

MUERTE CEREBRAL

Con un daño más profundo, el paciente llega a un estado de muerte cerebral sin actividad eléctrica en el cerebro, reflejos o respiración voluntaria. "En este punto, el paciente debe ser intubado para poder respirar y alimentarse. La muerte cerebral se confirma con un eletrocencefalograma", menciona.

 En el caso de Javier Carmona, comenta Elmer Huerta, su caso evolucionó de un aneurisma con derrame cerebral, falta de oxígeno en el cerebro por más de cinco minutos, estado de coma y vegetativo persistente. "Este estado tiene un tiempo vItal de entre 2 a 5 años y presenta riesgo de padecer infecciones o neumonías", finaliza Huerta.