Joaquín Sabina: el cantautor español que sufrió un derrame cerebral y le sigue cantando al amor

El artista andaluz cumplió 70 años. Si bien ahora se encuentra estable, ha sufrido varios males como un cuadro de depresión y múltiples cirugías.

Joaquín Sabina ahora lleva una vida tranquila, pero antes de su derrame cerebral fue consumir comulsivo de licor y drogas. | Fuente: EFE.

Descubre el canal de podcast de Espacio Vital a cargo de Elmer Huerta en RPP Player.

Si algún artista debe ser recordado como el cantante que personifica la soledad, el amor, el rechazo a la pareja formalizada y el sexo en sus canciones es el andaluz Joaquín Sabina. Pero también debe ser recordado por hacer todo lo que hizo, pese a sufrir de un delicado estado de salud física y mental.

Nació en una familia humilde, pero tuvo una personalidad inquieta y activa políticamente. Eso le valió un autoexilio por siete años en la década de 1970 en Inglaterra por su rechazo manifiesto hacia la dictadura española de Francisco Franco.

Si bien desde la década de 1980, tiempo en que su carrera musical despegó, vendió millones de discos musicales y en todas sus giras llenó estadios, su vida cambió un 23 de agosto del 2001 cuando tenía 52 años.

Ese día despertó en la mañana sin sentir un brazo y una pierna. Fue un derrame cerebral pasajero denominado en la jerga médica como un ataque isquémico transitorio. “Ese episodio marcó para siempre la vida de Joaquín Sabina quien tuvo que dejar de un día para otro el alcohol, la cocaína y los cigarrillos de los que había abusado durante tantos años”, comentó el Consejero Médico de RPP Noticias, Elmer Huerta, en el programa La Rotativa del Aire.

Siempre su estilo musical fue caracteriza por una interpretación apasionada que le valió muchos admiradores alrededor del mundo. | Fuente: EFE.

Tuvo que cambiar esa vida que fue calificada como “desorden absoluto” por su círculo cercano, incluso su propia compañera peruana. Al intentar hacer una vuelta a su estilo de vida presentó un cuadro de depresión que lo aisló del mundo. Lo volvió discapacitado.

Si bien en el 2005 con la presentación de un nuevo álbum se recuperó de la depresión, no estuvieron ausentes múltiples problemas de salud como una cirugía del intestino grueso por diverticulitis aguda; dos episodios de ataques de pánico y dos caídas causadas por vértigo.

También padeció de una severa tendinitis en el pie izquierdo que lo obligó a usar un bastón. En marzo del 2018 se le encontró un coágulo sanguíneo en las venas de la pierna izquierda como consecuencia de una cirugía de hernia abdominal. Sin embargo, precisó Huerta, ahora se encuentra bien.