John Barry: el compositor musical de “James Bond” que dañó su esófago con un extracto de bayas

A diferencia de muchos artistas de su época su vida fue saludable, pero creyó en un seudométodo de salud que perjudicó terriblemente su organismo.

Barry saltó a la fama por los temas musiciales de James Bond. | Fuente: EFE. | Fotógrafo: STR

Descubre el canal de podcast de Espacio Vital a cargo de Elmer Huerta en RPP Player.

John Barry es uno de esos genios que saltan a la fama por obras relacionadas a un tema en específico. Él fue partícipe de todas las bandas sonoras de las películas de la saga del agente secreto británico, James Bond.

Quizá la vocación artística de Barry, que mezcla la música y el cine, fue influenciada por el oficio de su madre como pianista concertista y su padre que tuvo un cine en la época en que era mudo.

Su carrera explotó en 1962 cuando lo llamaron a arreglar el tema musical de Dr. No, la primera película de la saga de James Bond. “De allí para adelante todos fueron éxitos, siendo considerado el compositor de música para cine británico más exitoso de todos los tiempos”, dijo en el programa La Rotativa del Aire.

El compositor británico compuso en toda su carrera 98 películas. A lo largo de toda su vida fue nominado 7 veces al Oscar, el cual ganó 5 veces. También ganó dos premios de la Academia Británica de Cine y un Golden Globe.

Barry saltó a la fama por componer los temas musicales para toda la saga de películas de James Bond. | Fuente: AFP.

Un hombre sano, pero crédulo

No era adicto no al alcohol, tabaco o drogas. La vida de John Barry fue super sana, pero lo fue en extremo. Tanto así que se dejó llevar por opiniones erróneas.

Barry empezó a tomar en 1988 un extracto de 60 tipos de bayas para aparentemente prevenir enfermedades, los cuales le originaron una perforación en el esófago. “Esta grave condición causa la muerte del 15% de personas que se operan en las 24 horas luego de la perforación y aumenta en 50% en aquellas que se tratan en 48 horas”, explicó Huerta.

Si bien Barry se recuperó, pero le dejó enormes secuelas que no le permitían comer bien. Se sabe que el artista enjuició a la compañía fabricante del extracto, pero esta se declaró en bancarrota y no pagó ningún centavo por los perjuicios ocasionados. Quedó con problemas para alimentarse adecuadamente y a los 77 años murió de un infarto cardíaco en Nueva York (Estados Unidos).