La cerveza es buena para el corazón, afirman

Investigaciones aseguran que contrarresta los riesgos de sufrir problemas al corazón hasta evitar el mal del Alzheimer.

Robert sujeta con la mano derecha un vaso lleno de cerveza y se dispone a brindar con sus amigos una, dos, tres veces y repite la secuencia durante toda la noche. No es para menos, es cumpleaños de su hermana Katherine, él toma por simple gusto, sin imaginar que detrás de esa bebida alcohólica, rubia, de sabor amargo se esconden elementos de figura sobria que ayudan a mantener el organismo en estado saludable. 

¿Te suena irónico? Aquí las pruebas.  

Corazón más sano. Un vaso de cerveza al día podría aumentar la salud cardíaca, ya que mejora el estado de los vasos sanguíneos y el flujo de sangre, además de hacer a las arterias más flexibles, de acuerdo con una investigación reciente de la Universidad Harokopio en Atenas (Grecia). Además, Lina Badimón y sus colegas del Centro de Investigación Cardiovascular (CSIC-ICCC) demostraron hace poco que el consumo moderado de alcohol (de 10 a 30 gramos al día) se asocia a un menor riesgo de infarto de miocardio. El efecto se debe, sobre todo, a que el lúpulo de la cerveza contiene un antioxidante llamado xanthohumol con efectos protectores en la salud cardiovascular.

Mejora el sistema inmune. Según un estudio realizado por el Instituto del Frío del CSIC, tanto en mujeres como en hombres adultos y sanos el consumo moderado de cerveza durante un mes produce un efecto beneficioso, al observarse una mejora en la respuesta del sistema inmune contra patógenos externos alejando a los microorganismos invasores.

Combate el alzhéimer. Consumir moderadamente cerveza podría disminuir uno de los factores de riesgo de la enfermedad de Alzheimer, ya que esta bebida fermentada contiene silicio, un mineral que parece interaccionar con el aluminio, un metal neurotóxico que se relaciona con la demencia y otros desórdenes neurodegenerativos. La bebida contiene aproximadamente 36 mg/l de silicio biodisponible, lo que implicaría que un consumo moderado de cerveza (dos cañas al día de 200 ml.) aportaría aproximadamente el 50% de la ingesta diaria recomendable de silicio.

Robert puede ser cualquier persona, lo más probable es que después de la fiesta haya acabado ebrio. 

Consejo: no "tomar tan a pecho" el pretexto de cuidar la salud con chocar los vasos a la hora de brindar, recuerde que todo en exceso es dañino.