La contaminación ambiental favorece al desarrollo de asma en niños y adolescentes

Nacer y vivir en lugares de alta contaminación del aire incrementa el riesgo de desarrollar asma en la infancia y adolescencia.
Los resultados de este estudio, que se caracterizó por el gran tamaño de su muestra y el seguimiento durante la adolesencia, fueron similares a otros que ya habían relacionadp la contaminación del aire con la incidencia de asma. | Fuente: Getty Images

Científicos del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL) determinaron que la exposición a la contaminación atmosférica y el hollín en las primeras etapas de la vida o en el útero de la madre incrementan el riesgo de desarrollar asma en la infancia y adolescencia.

Concretamente, los investigadores hallaron que un aumento de la exposición al dióxido de nitrógeno (NO2) y al carbono negro y hollín en los lugares de nacimiento de los participantes incrementó el riesgo de episodios de asma hasta los 14-16 años, pero no de rinoconjuntivitis.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores combinaron datos analizados de 14 126 participantes de cuatro cohortes de nacimiento distintas: Suecia (BAMSE), Alemania (GINI/LISA del norte y del sur) y Holanda (PIAMA). Los resultados, publicados en 'The Lancet Respiratory Medicine', demuestran que la exposición a la contaminación del aire a temprana edad contribuye al desarrollo de asma en niños y adolescentes.

"Este estudio ayuda a comprender los efectos adversos para la salud de la exposición a la contaminación del aire durante un período crucial de la susceptibilidad al asma", explica Ulrike Gehring, líder del trabajo.

Por otro lado, aunque no se observó ninguna otra relación entre la incidencia de asma y otras medidas de partículas, los investigadores sí hallaron la existencia de asociaciones positivas tanto en la dirección de nacimiento como en la dirección actual, lo que reafirma que la exposición a la contaminación del aire en fases tempranas de la vida es un factor de riesgo para el asma en los niños y en los adolescentes.

"Las exposiciones ambientales pueden afectar tanto al sistema inmune en desarrollo y al desarrollo pulmonar (afectando al tamaño y estructura de las vías respiratorias) que puede provocar el asma. Aunque la investigación del asma se centra en gran medida en los mecanismos inmunes e inflamatorios que conducen a la hiperreactividad de las vías respiratorias, en el asma se desarrollan alteraciones en la estructura de las vías respiratorias desde el principio, que tienen el potencial de afectar la inmunidad de la mucosa", explican.