La felicidad está compuesta de pequeñas alegrías durante la vida

El Día Mundial de la Felicidad se celebra este 20 de marzo. El Perú se ubica en el puesto 65 del ránking de países más felices del mundo según la ONU.

Perú no es un país feliz. Así lo revela el Informe Mundial de la Felicidad de la Organización de las Naciones onu, que nos ubica en el puesto 65, solo por encima de Venezuela y Honduras en América Latina. La condición de vida, el apoyo social, la libertad, la generosidad y la corrupción son los indicadores que se midieron para este estudio.

El sociólogo Jorge Yamamoto explica que históricamente el peruano ha aprendido a salir adelante pese a las dificultades. Sin embargo, en los últimos años la felicidad ha disminuido debido a diversos factores.

"Estamos dentro de la cola de américa latina y el crecimiento de los antivalores es uno de los factores de la reducción de la felicidad en nuestro país", comenta.

Por su parte, el sociólogo Julio Hevia sostiene que la felicidad está compuesta por aquellos pequeños momentos de alegría que vivimos en el día a día.

“En este país, tal cual vivimos, la felicidad no es lo fundamental. Lo fundamental es la alegría, que no es lo mismo. Porque yo ahora te cuento un chiste y tú te mueres de risa durante 15 minutos, es un periodo de suspensión respecto a la problemática que vives diariamente”, comenta.

Especialistas señalan que la felicidad es un estado de grata satisfacción física y espiritual, diferente  en cada persona. La psicóloga clínica Maribel Briceño, explica como podemos entrenarnos para vivir felices: “Uno va construyendo hábitos, va construyendo como formas de vida. Por ejemplo el poder hacer deporte, tener algunos hábitos para manejar el stres la frustración que la vida cotidiana nos da”, afirma.


Sin embargo, la psicóloga Cecilia Portocarrero detalla qué aspectos externos y cotidianos afectan nuestro nivel de felicidad. “Las noticias desastrozas que vemos todo el día, nos contaminan en la mente. Utilizamos medios como el metropolitano, este bus que está leno de gente muy tóxica, que empieza a hablar mal, que se pelea. Eso contamina el ambiente”, sostiene.

Un aspecto que debemos trabajar los peruanos es la confianza en uno mismo y en los demás. La clasificación al undial de Rusia 2018 influye en nuestro bienestar social. Briceño añade que hay situaciones específicas que los peruanos podemos compartir a modo de felicidad.

“Ahora que estamos yendo al mundial hay personas que están comprometidas con el fútbol, con irse a comprar sus camisetas, que pueden viajar a Rusia, creo que eso también es colectivo, compartido, situaciones como esta generan mucha satisfación”, afirma.

Recuerde que el cambio comienza por uno mismo. Si bien la felicidad colectiva es importante para el progreso como país, la felicidad individual es vital y es nuestro deber entrenarla. Perdone sus fracasos, agradezca lo bueno y sea feliz.