La incontinencia urinaria también afecta a las mujeres jóvenes

La incontinencia urinaria es una condición que se encuentra más a menudo de lo que se piensa. Según cifras internacionales, una de cada cinco personas tiene este mal.

Incontinencia urinaria | Fuente: Getty Images. | Fotógrafo: Anetlanda

La incontinencia urinaria es una condición caracterizada por la pérdida del control voluntario de la vejiga, ocasionando escapes de orina en forma de gotitas o chorros. Puede ser algo ocasional o muy frecuente, dependiendo del avance del mal. Si bien ocurre principalmente en mujeres mayores de 45 años, las jóvenes también la padecen más a menudo de lo que se cree. 

Según cifras, el 65% de las personas afectadas con incontinencia son mujeres, mientras que el resto son varones. Las causas se relacionan a la pérdida de elasticidad y de tensión en el suelo pélvico generalmente después del embarazo y con el paso de los años.

“Esta situación por lo general se genera cuando hay problemas con los músculos y los nervios que ayudan a la vejiga a sostener la orina o liberarla. Pero actualmente hay muchas maneras para controlar esa condición y continuar con una vida plena”, manifiesta Tómas Borda, médico-cirujano y vocero de Plenitud Femme.

 

Incontinencia urinaria | Fuente: Getty Images

Ante esta situación, el especialista recomienda perder el miedo o vergüenza y consultarlo con un médico. Además, se pueden practicar algunos ejercicios habituales que sirven para desaparecer por completo la incontinencia urinaria o al menos ayudar a disminuir los escapes de orina. Entre otros, se resaltan los siguientes:

* Realizar los ejercicios de Kegel: ayudan a fortalecer los músculos del suelo pélvico. El proceso de este ejercicio consiste en vaciar la vejiga, apretar los músculos pélvicos y mantenerlos así por 10 segundos, relajar los músculos y repetir el proceso 10 veces, 3 veces al día.

* Entrenar la vejiga: consiste en controlar con cuánta frecuencia vas al baño por día. Agregar 15 minutos entre cada visita al baño, orinar en cada ocasión, así no se sienta necesidad de hacerlo. Al aumentar gradualmente estas visitas, la vejiga aprende a retener más orina.

Es importante saber también que hay tres tipos de incontinencia:

1. Leve: escapes de orina originados por una tensión de la vejiga producto de un estornudo, por ejemplo.

2. Moderada: escapes de orina originados por una dificultad de llegar a tiempo al baño.

3. Severa: es la continua pérdida del control urinario

Existen diversas marcas que venden protectores para cada tipo de incontinencia que se adhieren a la ropa interior como una toalla femenina. Por ejemplo, Plenitud Femme tiene una línea completa de protectores y toallas que absorben de manera rápida.