Las vacaciones útiles se pueden convertir en una tortura para los niños

Las vacaciones útiles, muchas veces se vuelven una verdadero castigo´, para los niños, que son obligados por sus padres a estudiar y adelantar cursos en plena temporada de verano.

Las denominadas “vacaciones útiles” deben ser programadas con los propios niños, de acuerdo a sus deseos y gustos. No es recomendable que ocasionen sobrecarga de actividades, en tan corto tiempo de descanso, pues que producirá un desgaste físico y mental ya acumulado por el colegio.

"¿Por qué su hijo debe "adelantar" los cursos del próximo año escolar? ¿Acaso no tiene la habilidad como los demás niños de aprender durante el tiempo de colegio? La idea de “adelantar” al niño en cursos durante las vacaciones debe ser descartada, porque atentan contra su natural descanso y porque los resultados no siempre son positivos", aseguró Gina Graham, psicóloga de la organización "Crianza Positiva".

En este periódo de verano, lo aconsejable es realizar actividades lúdicas, que le gusten al menor, ya que durante el año escolar se ha dearrollado la parte lógica del niño relacionada con el lenguaje, las matemáticas y otras materias que se imparten en el colegio.

"La música, el canto, el teatro, la pintura y el deporte permitirán a los niños expresar sus emociones, creatividad y talento. Además, lo ayudará a desarrollar su personalidad", agregó.

Asimismo, la especialista indicó que los padres deben aprovechar las vacaciones escolares, para compartir el mayor tiempo con sus hijos en actividades recreativas, lo que permitirá fortalecer la relación con los niños.