Los casos de sarampión aumentaron en un 300% en el mundo según la Organización Mundial de la Salud

Varios países no están cubriendo el 95% mínimo de niños vacunados en sus territorios. En el 2000, Estados Unidos había erradicado esta infección, pero este año registraron 600 casos.

El movimiento antivacuna está ocasionando que los padres de familia no quieran vacunar a sus hijos. | Fuente: Getty Images. | Fotógrafo: juststock

Descubre el canal de podcast de Espacio Vital a cargo de Elmer Huerta en RPP Player.

Las antiguas enfermedades que habían sido superadas gracias a los avances médicos del siglo XX están volviendo a resurgir. Una de ellas es el sarampión, cuyo número de casos aumentó en 300% en todo el mundo, según un último reporte preliminar de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La OMS informó que en el año 2018 se registraron 28.000 casos de sarampión en el mundo, mientras que entre enero y abril de este año se detectaron hasta un promedio de 112.000 personas con esta infección.

El Consejero Médico de RPP Noticias, Elmer Huerta, comentó en el programa La Rotativa del Aire que la cifra de fallecidos está en aumento. “En Brasil son cinco, en Europa, 35. En Madagascar se alcanza hasta los 1.200 muertos por el sarampión”, dijo.

En Perú también se sintió el rebrote mundial del sarampión. Hace dos semanas se anunció el primer caso de sarampión importado por una peruana que vino de las Islas Canarias a Lima. “Sus contactos fueron examinados y no hay, aparentemente, signos de que la enfermedad pueda avanzar”, aclaró Huerta.

El rebrote y la expansión de esta infección es tan sorprendente que hasta afectó al país más poderoso del mundo, Estados Unidos. Si bien el Gobierno de este país anunció en el 2000 que no existía sarampión en su territorio, en el último conteo de la semana pasada, se han registrado cerca de 600 casos en este país.

Vista 3D del virus del sarampión. | Fuente: Getty Images. | Fotógrafo: Design Cells

Los movimientos antivacunas se masifican

El 95% de todos los niños de una región geográfica deben estar vacunados para que el virus del sarampión no produzca ningún caso, según señaló Huerta. Sin embargo, los países que antes alcanzaban esa cifra ahora presentan porcentajes de 90%, 85% u 83%. Las personas no se están vacunando.

“Y cuando eso sucede se disminuye la defensa de la comunidad y cuando aparece un caso puede diseminarse en la población”, alertó Huerta.

Si bien en países como Madagascar el rebrote del sarampión se debe a que el Estado es ineficaz para cubrir el servicio de vacunación en todos los rincones del país, en Europa, Estados Unidos y América Latina la principal causa es el crecimiento del movimiento antivacuna.

Huerta aclaró rotundamente que ninguno de los mitos que esparcen los miembros de este movimiento es cierto: la vacuna no debilita el sistema inmune de los niños ni adultos y ni mucho menos está vinculada al autismo.

Lo curioso de este movimiento es su origen. “(Los primeros miembros de este movimiento pertenecen a) las clases más acomodadas de una sociedad. (…) su pensamiento era el siguiente: si le da el sarampión a mi hijo, tengo todos los medios para cuidarlo”. Sin embargo, olvidan que si un niño se contagia es un gran factor de riesgo para que el sarampión se disemine entre grupos humanos altamente vulnerables.