Los daños del sedentarismo laboral pueden revertirse caminado 5 minutos cada hora

Teniendo en cuenta que la mayoría de trabajos de oficina son sedentarios, caminar solo 5 minutos cada hora ayuda al flujo sanguíneo y, por tanto, a la función arterial de las piernas.
Caminar cinco minutos cada hora puede revertir el daño causado en las arterias de las piernas. | Fuente: Getty Images

Investigadores de la Oregon Health & Science University afirman que caminar cinco minutos cada hora puede revertir el daño causado en las arterias de las piernas provocado por el sedentarismo laboral.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores contaron con la participación de 11 hombres sanos no obesos de entre 20 y 35 años, quienes participaron en dos ensayos aleatorios en los que se les midió, cada 60 minutos, la función de la arteria femoral, la más grande del muslo.

En la primera prueba, los participantes permanecieron sentados durante tres horas sin mover sus piernas. En el segundo test también estuvieron sentados por tres horas pero se les pidió que caminaran sobre una cinta de correr durante cinco minutos cada hora.

Los resultados revelaron que en el primer experimento solo bastó una hora inactividad para que los participantes sufrieran una disminución de hasta 50% en la función de dilatación y expansión de sus arterias, mientras que en la segunda prueba no hubo disminución de la función arterial en ningún momento.

La conclusión final, publicada en la revista 'Medicine & Science in Sports & Exercise', fue que el aumento en la actividad muscular, mediante la caminata de cinco minutos cada hora, ayudó al flujo sanguíneo y, por tanto, a la función arterial de las piernas.

"Teniendo en cuenta que, por lo general, permanecemos sentados unas ocho horas diaras en el trabajo, el deterioro de la función endotelial es significativa después de solo una hora de estar sentado. Hemos demostrado que estar mucho tiempo sentado altera la función endotelial, que es un marcador precoz de enfermedad cardiovascular, y que la ruptura del tiempo sentado impide la disminución de esa función. Es interesante ver que la actividad física ligera puede ayudar a prevenir este deterioro”, afirma Saurabh Thosar, líder del estudio.