Los peruanos consumen un vaso de bebidas procesadas diariamente

Tras el alza del impuesto a las bebidas con alto contenido de azúcar dictado por el MEF, Elmer Huerta explica los efectos que ha tenido esta medida en otras regiones del mundo.
El peruano consume, al año, 19 kilos y medio de azúcar en promedio | Fuente: Getty Images

A través de una publicación de decretos supremos en una edición extraordinaria del diario oficial "El Peruano", el Gobierno anunció el alza del Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) a una serie de productos que incluye a las bebidas con alto contenido de azúcar, alcohólicas, a los cigarrillos, entre otros.

Este dictamen ha llevado a evaluar los efectos positivos que podría esta medida para la salud de los peruanos. De acuerdo con el informe del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) en el 2016 el consumo per cápita de bebidas azucaradas en el Perú fue 67 litros de gaseosa, 12 litros de jugo y 2 litros de hidratantes. Esto implica que los peruanos consumen un vaso de bebidas procesadas diariamente. El mismo documento apunta que el Minsa señala que el 54% de escolares consume una gaseosa al día.

El doctor Elmer Huerta conversó con RPP Noticas para poner en perspectiva esta medida del Gobierno, tomando como referencia a los países de la región que ya la han aplicado para mejorar los hábitos alimenticios de su población.

“Entre los 70 y 80, en Estados Unidos, se empezó a gravar el tabaco porque se percataron de que los impuestos eran tan bajos que prácticamente se regalaba este producto”, explicó. “Allí se pudo observar que el efecto que tiene el aumento de impuesto sobre el cigarrillo es extremadamente fuerte en los jóvenes: el consumo disminuyó de un 48% en 1963, hasta el 16% en la actualidad. Es decir, funciona”.

Uno de los primeros efectos del alza de impuestos a estos productos, alcanzados en otros países, es reducir el consumo en los jóvenes. Los cigarros también están en dentro de la medida. | Fuente: EFE

EL ÉXITO DE LA MEDIDA EN EL MUNDO

Elmer Huerta también se refirió al caso de México, en donde se aplicó un alza de impuesto a las bebidas azucaradas y gaseosas hace 3 años. “71% de los mexicanos tiene obesidad, niños, adultos y jóvenes consumen gaseosas en todo momento. Este año acaba de salir un informe realizado por la Escuela de Salud Pública de Carolina del Norte y, por segundo año consecutivo, se demostró que el consumo de estas bebidas ha disminuido”, comenta el médico, quien explica que en el primer año las cifras se redujeron en 5.5% y en el segundo en 9.7%, aumentando el consumo de agua.

Una situación similar se vive en Cataluña, región que aplicó esta medida en mayo del 2017. “En este período han reducido el 22% de consumo de bebidas gaseosas”, comenta.

Elmer Huerta también explicó que los resultados de estas medidas no suelen ser inmediatos y que llevan a un proceso que inicia por los hábitos alimenticios. “Es distinto consumir un refresco casero que una gaseosa, ya que una lata de esta contiene entre 10 a 30 cucharaditas de azúcar, algo que jamás agregaríamos a una limonada en casa”.

“Se ha demostrado que en el Perú se gastan 24 mil millones de dólares en consumo de cigarrillos, comida chatarra y bebidas azucaradas. Eso es equivalente al 11 por ciento del PBI anual”, comenta Huerta, quien concluye que “Esto no es prohibir, sino que busca hacernos pensar dos veces antes de consumir estos productos”.