NASA estudiará si es posible la vida en la Luna a partir de restos orgánicos que dejaron astronautas

El objetivo del plan es analizar las heces y demás desechos de los primeros astronautas que arribaron al satélite terrestre. De esta forma, se estudiará si las bacterias y los virus sobrevivieron a un ambiente externo a la Tierra.

A partir del estudio de los residuos orgánicos se sabrá cuál fue el nivel de adaptación de las bacterias y virus al ambiente lunar. | Fuente: Getty Images. | Fotógrafo: narvikk

Descubre el canal de podcast de Espacio Vital a cargo de Elmer Huerta en RPP Player.

El primer arribo del ser humano a la Luna fue un hecho que marcó un antes y un después en la carrera astronómica. En julio de este año se cumplirán 50 años del suceso también conocido como ‘alunizaje’. En ese contexto, la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA por su sigla en inglés), acaba de revelar que comenzará un nuevo proyecto que planea estudiar los restos orgánicos que dejaron los protagonistas de dicha proeza aeroespacial.

El estudio se enmarca en el proyecto Puerta de Entrada al Espacio Profundo de la NASA. El Gobierno de Donald Trump aprobó incluso que para el 2028 se vuelva a viajar hacia a Luna. En ese futuro cercano será el momento cuando se recojan las heces, los vómitos y las orinas de los seres humanos que pisaron por primera vez el satélite terrestre.

El Consejero Médico de RPP Noticias, Elmer Huerta, comentó en el programa La Rotativa del Aire que el objetivo del análisis de los restos orgánicos de los astronautas es contestar las preguntas siguientes: ¿Aún se conservarán los restos orgánicos de los astronautas del primer viaje a la luna? ¿Estarán todavía vivas las bacterias y hongos intestinales en los excrementos? y si están muertas, ¿habrán tenido tiempo para mostrar cambios de adaptación en sus genomas?

Las respuestas a estas interrogantes indicarán si es posible desarrollar vida en ambientes extremos como el lunar donde se alcanza los 100 grados centígrados en el día y en la noche la temperatura baja hasta -173 grados centígrados. Además, debido a que el satélite no tiene atmósfera está expuesto a olas de radiación solar y cósmica.

Los desechos biológicos de los primeros humanos en la Luna se dejaron en bolsas especiales, que se abandonaron en seis lugares localizados en los alrededores de las cápsulas de alunizaje. Los resultados del experimento también tendrán implicancias en los posteriores viajes espaciales y en la colonización de marte.