Recomiendan abrir ventanas para evitar transmisión de la tuberculosis

La luz natural y la ventilación eliminan el microbio que transmite la enfermedad.

El microbio de la tuberculosis (TB) encuentra ambientes adecuados para su trasmisión en lugares hacinados, sin ventilación, cuando cerramos las ventanas e impedimos que circule el aire en nuestra casa y habitaciones, Lo mismo ocurre en la oficina, e incluso en los vehículos de transporte público. La TB también se transfiere donde la luz natural es mínima. En ese sentido, debemos abrir las ventanas, alertó el Ministerio de Salud (Minsa).

Recuerde que la TB se transmite por vía aérea a través de las gotitas generadas en el aparato respiratorio, y que una persona con la enfermedad pulmonar activa y sin tratamiento, expulsa cuando tose, estornuda o escupe.

La TB es un problema de salud pública cuya solución no es sólo médica, sino que requiere además el compromiso de todos, “asumiendo comportamientos saludables, hábitos alimenticios y conductas higiénicas”, explicó la Dra. Antonieta Alarcón Guizado, coordinadora de la Estrategia Sanitaria Nacional de Control y Prevención de la TB (ESN PCT) del Ministerio de Salud (Minsa).

Comportamientos saludables

Los microbios de esta enfermedad pueden destruir los pulmones y  causar la muerte. Por ello es vital practicar comportamientos saludables como cubrirse la boca y nariz con un pañuelo o el antebrazo al toser o estornudar; se tenga o no, cualquier enfermedad respiratoria. “Es una práctica muy necesaria para evitar enfermedades de transmisión aérea, reduciendo la posibilidad de contagios”.

Alimentarse sana y balanceada es importante. Aunque no es garantía para evitar la TB, sí ayuda a mantener  las defensas naturales del cuerpo. Alimentarse con frutas y verduras frescas, carne, pollo, pescado y menestras, evita que el sistema inmunológico se debilite. Una persona con bajas defensas inmunológicas y estrés, se vuelve vulnerable. “Alimentarse sanamente ayuda a tener nuestras defensas altas”.

No discrimine

Alarcón Guizado indicó que la TB no se contrae por vivir o estudiar junto a un centro de salud donde se atiende a personas afectadas con TB, decir aquello es propiciar actitudes de estigma y discriminación en contra de nuestros pacientes. Precisó que a los dos meses de haber iniciado tratamiento, la TB en los pacientes se vuelve negativa; es decir, deja de contagiar, pero es necesario continuar con el tratamiento a fin de terminarlo para no recaer.

Acciones desinformadas contribuyen a generar estigma y discriminación, sin aportar en la lucha contra la TB, al cual deben contribuir todos los sectores del Estado, de la empresa privada, la sociedad civil y la población en su conjunto, con información precisa que ayude a generar conductas de prevención contra esta enfermedad, así como apoyo a la persona afectada.

Búsqueda del Sintomático Respiratorio

La búsqueda del sintomático respiratorio es nuestra prioridad en la lucha contra la TB. El principal síntoma de la Tuberculosis (TB) es tener tos y flema por más de 15 días. Al tener esta condición, la persona debe acudir a un establecimiento de salud para realizarse la prueba de diagnóstico, lo que permitirá a los profesionales de la salud, diagnosticarlo y darle tratamiento si le correspondiera, lo antes posible.

Sin tratamiento, la persona pone en riesgo su vida y podría estar contagiando a sus familiares, amigos, compañeros de trabajo, e incluso a las personas con las que viaja en vehículos de transporte público que tenga las ventanas cerradas.

El sector salud ha desarrollado iniciativas para dar a las personas con TB mayores posibilidades de curación. Entre estas figuran una mayor búsqueda de personas con tos y flema por más de 15 días; la implementación de pruebas rápidas de diagnóstico; y la intervención en establecimientos penales.