¿Ropa nueva? Esta es la razón científica para lavarla antes de usar

En las fiestas de Navidad o Año Nuevo, mucha gente ha recibido prendas de vestir como regalo. Sin embargo, la ropa nueva o sin estrenar no es sinónimo de "higiénica" o "limpia". ¿Qué prendas debemos lavar antes de usar? Esto dice la ciencia.

Pero, usar ropa nueva sin lavar no genera mayores riesgos en la mayoría de las personas. Caso contrario con aquellas que tienen piel sensible o alguna condición similar. | Fuente: Getty Images

Llega Navidad y Año Nuevo y muchas personas reciben como regalos prendas de vestir. La emoción por recibir un ropa nueva hace que muchos nos emocionemos e intentemos probarnosla para ver cómo nos queda. Sin embargo, podría no ser una buena idea para nuestra salud el usar la ropa nueva sin lavarla antes.

El director del Instituro de Dermatología Integral en España explica que a la pregunta de si es cierto que conviene lavar la ropa sin estrenar antes de usarla, la respuesta es un rotundo sí.

"Es recomendable lavar la ropa antes de estrenarla. El principal motivo reside en que desde que se fabrica hasta que llega a nuestras manos pasa por muchos lugares y personas, por lo que acumula bacterias, polvo y suciedad", comenta Sánchez al portal BuenaVida de El País.

Pero, usar ropa nueva sin lavar no genera mayores riesgos en la mayoría de las personas. Caso contrario con aquellas que tienen piel sensible o alguna condición similar. En esos casos, los especialistas comentan que se debe evitar cualquier contacto con las prendas antes de lavarlas ya que incluyen tintes y productos químicos que se debilitan con un proceso de lavado.

Pero, usar ropa nueva sin lavar no genera mayores riesgos en la mayoría de las personas. Caso contrario con aquellas que tienen piel sensible o alguna condición similar. | Fuente: PROMPERÚ

En las personas con piel sensible, las principales consecuencias de usar ropa sin estrenar y sin lavar va desde una dermatitis alérgica o irritativa hasta eritema, descamaciones, lesiones de contenido líquido tipo vesículas o prurito. 

Rosa María Díaz, jefa del Servicio de Dermatología del Hospital Infanta Sofía de Madrid, explica que este proceso proveio al uso debe ser para la ropa que estará en contacto con la piel de manera directa, como la ropa interior, la de baño, camisetas, pantalones, vestidos, camisas, entre otros. Con mayor cuidado, la ropa de bebés. 

En el caso de la ropa de abrigo, como casacas, chompas o sacos, estos no necesitan de un lavado previo al uso tras la compra. En el caso de las mujeres, el lavado previo al uso de la ropa interior evitaría problemas ginecológicos como inflamaciones de tipo bacteriana o micótica como la vulvitis.