Sombreros miden las emociones de los trabajadores en China

La tecnología mide la ansiedad, ira o depresión en el empleado para saber si necesita días de descanso o apoyo psicológico. Esta medición significa una mayor productividad a las empresas.

La productividad de las empresas chinas se controla con sombreros que miden las emociones de sus trabajadores. Es decir, compañías de transporte, fábricas estatales y entidades militares en China están monitoreando las ondas cerebrales de sus trabajadores para leer cuán despiertos o contentos están.

Según el diario South China Morning Post, la Universidad de Ningbo desarrolló un proyecto llamado Neuro Cap años atrás en el país, en el cual se coloca una tecnología en los cascos o sombreros de uniforme de los trabajadores para medir sus emociones.

“Los gorros captan las ondas cerebrales de las personas que los usan y las envían inalámbricamente desde el accesorio hacia unas computadoras que usan algoritmos de inteligencia artificial. De esta forma, las empresas reconocen estados emocionales como cólera, depresión, ansiedad, somnolencia e irritabilidad”, explica el Consejero Médico de RPP Noticias Elmer Huerta.

La profesora de ciencias del cerebro y psicología cognitiva de la Universidad de Ningbo, Jin Jia, aseguró que el método de vigilancia es muy útil, pues identifica a los trabajadores que necesitan dormir, tomarse un par de días libres o recibir consejería psicológica.

 

Con estos sombreros, las empresas reconocen estados emocionales como la cólera, la depresión, la ansiedad, la somnolencia y la irritabilidad en sus empleados. | Fuente: Deayea Technology

“Cuando el sistema emite una advertencia, el gerente le pide al trabajador que se tome un día libre o pase a una publicación menos crítica. Algunos trabajos requieren alta concentración. No hay lugar para un error”, comentó Jin Jia al medio chino.

Según la psicóloga, un trabajador emocionalmente perturbado o inestable puede afectar severamente toda una línea de producción poniendo en peligro su vida y la de los demás. Eso explica que la compañía eléctrica Zhongheng Electric haya reportado una ganancia de 315 millones de dólares anuales desde la implementación de la tecnología en el 2014.

Por su parte, los pilotos del tren de alta velocidad que va de Shangai a Beijing también utilizan los gorros en su uniforme. Con esos accesorios, la compañía eléctrica Deayea puede detectar si se quedaron dormidos en el trayecto. Para ese caso, está programada una alarma en la cabina, la cual suena para despertarlos y de esa forma evitar accidentes.

 

Si las autoridades encargadas detectan alguna emoción en el empleado que desfavorece a la productividad, le ofrecen un día libre. | Fuente: Deayea Technology

El hospital Changhai y la Universidad de Fudan están investigando el uso de tecnología de reconocimiento facial y medición de temperatura corporal para identificar a una persona que experimente una crisis de ira. El objetivo es que se puedan prevenir ataques en el trabajo.

En la Cumbre Mundial de Gobierno organizada en Dubai, el fabricante de automóviles eléctricos Tesla y dueño de la compañía de cohetes espaciales SpaceX, Elon Musk, advirtió que si el ser humano desea sobrevivir en el futuro debe convertirse en un “cyborgs” –un ser con un cerebro conectado a una computadora─. Con esa idea, el multimillonario fundó la empresa Neuralink.

“Sin duda este es el camino al estado vigilante o de la policía del pensamiento, conceptos que fueron escritos en el libro de 1984 por George Orwell. La sociedad Orweliana en su más pura expresión ya está con nosotros”, sostiene el doctor Elmer Huerta.