¿Dormir poco engorda? Diez hábitos que suben de peso, según la ciencia

Dormir poco es uno de los hábitos más nocivos para nuestra salud. Si quiere perder peso, debe erradicar esta práctica de su día a día. Conoce otras curiosas situaciones que nos llevan a engordar, según la ciencia.

Obesidad | Fuente: Getty Images

Bajar de peso es uno de los mayores objetivos de las personas alrededor del mundo. Sin embargo, poco se sabe de algunas situaciones cotidianas incrementan las posibilidades de ganar peso sin darnos cuenta. Estas son algunas de las cosas que hacemos y nos ayudan a engordar, según la ciencia.

1. NO ASISTIR A LAS COMIDAS FAMILIARES

De acuerdo con un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Minnesota y de Columbia en Estados Unidos, las comidas en familia protegen a los integrantes de la obesidad y el sobrepeso. De acuerdo con la investigación publicada en la revista especializada Journal of Pediatrics,  las conexiones emocionales se desarrollan directamente proporcionales al consumo de alimentos más saludables. El estudio concluye que una o dos comidas semanales son ideales.

2. EL AÑO DE NACIMIENTO

De acuerdo con un artículo publicado científicos del Departamento de Psiquiatría del Hospital General de Massachusetts, existe una conexión entre la variante del gen FTO y el año en que se nació (principalmente en aquellos que nacieron después de 1972) en relación con el riesgo de padecer obesidad.

3. POCA PRESENCIA DE BACTERIAS INTESTINALES

Aunque no lo crea, algunos investigadores relacionan el aumento de peso con la falta de unas bacterias del aparato digestivo de la familia Christensenellaceae. El estudio publicado en la revista Cell explica que si bien el microorganismo es hereditario, se investigan posibles tratamientos con estas bacterias para luchar contra la obesidad.

Obesidad | Fuente: Getty Images

4. RESTAURANTES CON MÚSICA CLÁSICA

De acuerdo con un estudio de las Universidad de Leicester y Surrey Roehampton del Reino Unido, la música clásica promueve el mayor consumo de alimentos. Esta es una estrategia de marketing que usan algunos establecimientos alrededor del mundo. La neurociencia usada por estos restaurantes prefiere el uso de sonatas y sinfonías para hacer que sus comensales busquen pedir más durante su estadía.

5. TRABAJAR DE NOCHE

La relación del trabajo nocturno con el aumento de peso no está relacionada tanto al comer más, sino a que se altera el ritmo circadiano. Un estudio publicado en la revista PNAS concluye que el trabajo en turnos nocturnos interrumpe el sueño y genera una disminución del gasto de energía durante el día, lo que promueve el aumento de peso.

6. DOMIR POCO

Una mala rutina de sueño promueve el aumento de peso, así lo confirma una investigación publicada por la revista American Journal of Clinical Nutrition. El estudio relaciona el sueño con el índice de masa corporal y una mejor alimentación.

7. VER TELEVISIÓN

Un informe de la Universidad de Harvard vincula el riesgo de padecer obesidad (en 23% más) con el hábito de pasar más de dos horas diarias frente al televisor.