Tecnología electrónica para el seguimiento de tratamientos médicos

La adherencia a los medicamentos es un concepto que se busca mejorar con la aplicación de sensores para corroborar la toma de dosis.

Una de las confesiones más comunes entre los pacientes de largos tratamientos es que no siguen al pie de la letra el horario de los medicamentos recetados por los médicos. Un error común que podría llevarnos a complicaciones en las enfermedades que padecemos y que solo favorece a los virus y bacterias que las causan.

Elmer Huerta, asesor médico de RPP Noticias, explica que la adherencia a los medicamentos puede servirse de la tecnología electrónica para controlar el seguimiento de los tratamientos y potenciar en un 100% su eficacia al combatir males como la tuberculosis.

“Imaginemos que tenemos un paciente que va al médico por un diagnóstico de tuberculosis. El médico le dice que debe tomarlos por seis meses. La persona va bien al principio, ‘escobita nueva barre bien’; como a las tres semanas se olvida, luego se olvida más y dice: ‘no importa’, se siente mejor y cuando acude a consulta comenta que sí ha tomado el medicamento. El problema es que solo está creando un virus superresistente a los antibióticos”, comenta.

El especialista en Salud Pública comenta que esta adherencia es importante para evitar la recaída. “Adherencia significa que el paciente cumpla con las indicaciones del médico al tomar su medicamento. Se calcula que más o menos el 50% de las personas que tienen un padecimiento crónico: diabetes, presión, etc., no cumplen con tomar las medicinas”, explica.

Así funciona. “Esta semana se aprobó la primera pastilla inteligente. ¿En qué consiste? El medicamento puede ser, en este caso es uno para la esquizofrenia, que es un trastorno de la salud mental crónico, y que requiere una medicación muy específica para controlarlo. En este caso, a este medicamento le han puesto un sensor, que es del tamaño de un granito de arena- es un sensor electrónico digerible. Mezclan en una cápsula el medicamento con este sensor electrónico y te lo tomas”, afirma Huerta.

“Cuando esta pastilla llega a tu estómago, los ácidos disuelven el medicamento, el sensor se activa y manda señal a un parche que las personas usan en la espalda. Es un parche que recibe la señal de este sensor, manda la información a tu teléfono inteligente o la manda a una página del Internet, en la que tú has dado permiso para que tu doctor o tu enfermera averigüen si has tomado el medicamento. Entonces eso, que se ha aprobado por la FDA, se cree que va a ser el futuro de la adherencia”, finaliza.