TIA, el derrame cerebral pasajero que tiene los mismos síntomas de uno regular

Elmer Huerta, Consejero Médico de RPP Noticias, explica que este ataque cerebral se diferencia de las pequeñas hemorragias que causan demencia con el pasar del tiempo.
Los ataques cerebrales se previenen con ejercicio con alimentación saludable, con ejercicio diario, sin hábitos dañinos como el consumo de tabaco o el alcohol. | Fuente: Getty Images

¿Es posible presentar un derrame cerebral y a los minutos estar como si nada hubiera pasado? La respuesta es un rotundo sí y se debe a los ataques transitorios del cerebro. El Consejero Médico de RPP Noticias Elmer Huerta explica las diferencias entre un derrame cerebral normal y uno pasajero.

"El Ataque isquémico transitorio (TIA) es una variedad de derrame cerebral en el que la persona sufre el impacto solo durante unos minutos y luego el paciente se recupera completamente. Cada año, ocurren 800 mil casos de ataques cerebrales comunes, y de ellos, 200 mil son un TIA”, explica Huerta.

“El derrame cerebral es la condición en la que el tejido del cerebro se queda sin sangre y por tanto sus síntomas dependen de la zona afectada. Si por ejemplo, incluye las partes del cerebro que controlan el movimiento de la parte derecha del cuerpo, la persona presentaría una parálisis en esa región”, comenta.

De esta forma, una persona puede quedar sin habla o paralizada de por vida si presenta un derrame cerebral regular. Por el contrario, el grupo de derrames cerebrales llamados TIA tienen todos los síntomas de ese ataque, pero, milagrosamente, desaparecen en cuestión de minutos.

Existen dos tipos de derrames. El de los pacientes con TIA, que tienen ataques transitorios, y por otro lado, los ataques que producen demencia. En estos, uno ni se da cuenta que está teniendo pequeñas hemorragias, constantes. Eso, claramente, disminuye su masa cerebral con el tiempo

Elmer Huerta, Consejero Médico de RPP Noticias

El Ataque isquémico transitorio (TIA) es una variedad de derrame cerebral en el que la persona sufre el impacto solo durante unos minutos y luego el paciente se recupera completamente. | Fuente: Getty Images

Los médicos sostenían que los TIA eran derrames que en un futuro se podrían convertir en un derrame cerebral con daños permanentes. Según un estudio publicado en The New England Journal of Medicine, realizado a 4789 pacientes durante 5 años, aproximadamente el 7% de ellos presentó un segundo derrame cerebral durante el primer año y otro 7% entre el segundo y quinto año.

“Estas son muy buenas noticias porque pasar de un 30% de riesgo de tener un TIA, cifra en la que se creía antes, a un 7% de riesgo es muy significativo”, comenta. De acuerdo con las conclusiones de la investigación, esto se debe a que durante los últimos años ha mejorado el tratamiento de prevención en Estados Unidos.