Javier Carmona: el trastorno vegetativo que sufre es irreversible

De acuerdo con el Consejero Médico de RPP Noticias, Elmer Huerta, las neuronas del cerebro solo pueden resistir hasta cinco minutos sin oxígeno, luego, existe peligro de muerte cerebral.

Tula Rodríguez y Javier Carmona | Fuente: Instagram

A partir de un nuevo proceso legal que tienen la conductora de televisión, Tula Rodríguez y los hijos del exgerente general de Latina, Javier Carmona, se supo que el empresario fue diagnosticado con encefalopatía hipóxica, condición que se origina cuando falta oxígeno en el cerebro. Este mal ha llevado al afectado a un trastorno vegetativo, según la documentación presentada en la demanda y publicada por "Magaly TV, la firme".

El Consejero Médico de RPP Noticias, Elmer Huerta, dijo que para entender a la encefalopatía hipóxica se debe conocer que este mal se explica a partir de la falta de oxígeno en el cerebro. “Por alguna razón no llegó sangre al cerebro. Hablamos de sangre fresca con oxígeno. Por eso las células cerebrales se mueren. Solo pueden soportar hasta cinco minutos sin oxígeno”, precisó.

De acuerdo con el portal de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, Medline Plus, la encefalopatía hipóxica o hipoxia cerebral puede ser producida por varios factores como paro cardíaco, arritmia cardíaca, sobredosis de drogas, entre otras razones. Sin embargo, la causa de este mal en Javier Carmona es un aneurisma, según el neurólogo Enrique Estrada Vegas, quien certificó el diagnóstico del empresario.

El aneurisma cerebral es un ensanchamiento anormal en la pared de una arteria del cerebro, según MedLine Plus. Esta irregularidad origina la ausencia de oxígeno y, esto a su vez, llevó a Carmona a un trastorno vegetativo.

Javier Carmona fue diagnosticado con encefalopatía hipóxica. | Fuente: Grupo RPP | Fotógrafo: Marcos Reátegui E.

¿En qué consiste el estado vegetal de Carmona?

Según Elmer Huerta, el término preciso de esta enfermedad es el estado vegetativo persistente, el cual “no se puede revertir”, aseveró. Una persona que padezca de este trastorno es incapaz de interactuar con la gente porque no se sabe si puede escuchar o no, pierde también la capacidad del lenguaje para comunicarse. Además, el individuo sufre de incontinencia urinaria y de heces.

Lo único que, aparentemente, es capaz una persona en estado vegetativo persistente es dormir y despertar en ciertos períodos de tiempo. También puede que mantenga la capacidad de sentir dolor. El estado vegetativo ocasiona toda esta serie de daños a la persona porque limita los reflejos de los nervios en el cerebro y la médula ósea.

Un estado vegetativo persistente deja al paciente, “entre el coma y la recuperación o entre el coma y la muerte”, alertó Huerta.

Visión de un aneurisma cerebral en una resonancia magnética. | Fuente: Getty Images. | Fotógrafo: semnic