Tumbes sin medicinas: Los riesgos de la falta de analgésicos, antibióticos y vacunas

La ausencia de medicamentos en dicha zona, así como sus malas condiciones de almacenamiento incrementan el riesgo de contraer enfermedades.

Siete centros médicos en Tumbes se encuentran desabastecidos desde el sábado. Diclofenaco en ampolla, sulfametoxazol y amoxicilina en jarabe y pastillas son los fármacos que faltan. Existe el mismo inconveniente con la vacuna de la influenza.

“Si no hay vacuna contra la influenza, muchas estrategias de prevención, que supongo se encontraban en proceso de implementación, no se van a dar y eso puede repercutir en la prevalencia de enfermedades en esa zona”, explica el endocrinólogo pediatra Carlos Del Águila.

Además, el problema resulta si, a falta de estos medicamentos, no hay alternativas para bajar la fiebre en niños. Solo el diclofenaco es un analgésico y antinflamatorio que se utiliza en jarabes más que en inyecciones al aplicarse en menores de edad. En el caso de la influenza, el pediatra Javier Ferreyros advierte que los niños deben ser vacunados después de sus primeros 6 meses de vida.

“El pediatra debe señalar cuáles son las poblaciones en riesgo. Esto se define en base a la edad y a complicaciones de salud como la diabetes o si tienen alguna enfermedad crónica, respiratoria o genética. Generalmente, se establece vacunas para niños mayores de 2 años”, asegura Del Águila.

 

Las farmacias en Tumbes no cuentan con aire acondicionado y la temperatura en la ciudad llega hasta los 27°C en promedio. | Fuente: Getty Images

GRIPE

“Ya que estamos entrando a una época de cuadros de gripe, se debe vacunar contra la influenza. Estamos hablando de las personas cuyo sistema inmunológico es más débil como los niños, mujeres gestantes y los ancianos”, sostiene el farmacólogo del Centro de Investigación de Farmacología de la Universidad San Martín de Porres (USMP), Alberto Salazar.

Los medicamentos deben estar almacenados en relación a su característica: por ejemplo, si son sensibles a la luz, los médicos deben regular la iluminación. “Por eso, algunos jarabes vienen en frascos oscuros, para protegerse de la radiación ultravioleta. Asimismo, hay medicamentos que necesitan estar en refrigeración y por eso los establecimientos siempre deben tener un grupo electrógeno”, alerta Salazar.

SIN AIRE ACONDICIONADO

En Tumbes, el calor disminuye a partir de las 3 de la tarde y varía entre 27°C y 29°C en un día. Las medicinas se descomponen cuando no se encuentran en ambientes que los preserven, como ocurre en las farmacias de dicha ciudad. La temperatura estándar para un ambiente de almacenamiento de medicamentos es de hasta 25°C y de expendio –donde se despachan los medicamentos al público- de hasta 30°C.