Una sola dosis de cocaína basta para alterar el cerebro

Esta droga modifica la percepción de las emociones, interfiriendo a la hora de reconocer emociones negativas como la ira o la tristeza.
Getty Images

Científicos de la Universidad de Maastricht (Holanda) han comprobado que una sola dosis de cocaína altera directamente a nuestro cerebro, modificando la percepción de las emociones básicas e interfiriendo a la hora de reconocer emociones negativas como la tristeza o los celos.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores contaron con la participación de 24 estudiantes de entre 19 y 27 años, a quienes dividieron en dos grupos. Al primero le suministraron 300 mg de cocaína por vía oral y al segundo, el de control, un placebo.

Además, cada dos horas los participantes eran sometidos pruebas bioquímicas y a una prueba de reconocimiento de emociones faciales, esto con el objetivo de medir su capacidad de respuesta a una serie de emociones básicas, como felicidad, miedo, tristeza, ira o asco.

Los resultados, presentados en el Congreso Europeo de Neuropsicofarmacología (ECNP), revelaron que en los participantes que tomaron cocaína, bastó la primera dosis para provocarles más dificultades para reconocer las emociones negativas, en comparación con los que tomaron el placebo. Asimismo les produjo un aumento de la frecuencia cardiaca y un incremento de los niveles de la hormona del estrés cortisol.

“Una sola dosis de cocaína interfiere con la capacidad de una persona para reconocer las emociones negativas, como la ira y la tristeza. Esto podría obstaculizar su capacidad de interactuar en situaciones sociales, pero también puede ayudar a explicar por qué los consumidores de cocaína muestran mayores niveles de sociabilidad cuando están intoxicados, simplemente porque no pueden reconocer las emociones negativas”, explica Kim Kuypers, líder del estudio.

Concretamente, los científicos sostienen que los sujetos que tomaron cocaína tuvieron un rendimiento un 10% menor a la hora de reconocer la tristeza y la ira, en comparación con el grupo al que se le administró un placebo.

TE PUEDE INTERESAR:

Hacer que las personas menores de 55 años empiecen a trabajar antes de las nueve de la mañana es "torturar", según experto en sueño de la Universidad de Oxford (#ReinoUnido).

Posted by RPP Noticias on Viernes, 11 de septiembre de 2015