Uso de laxantes debe ser con prescripción médica

Laxantes y purgantes bajo el rótulo de 'limpiadores de colon' , no existen como concepto médico, alertan especialistas del Sisol.
Wikimedia Commons

El uso permanente de laxantes y purgantes bajo el rótulo de ‘limpiadores de colon’ no es aconsejable, y mucho menos, sin una prescripción médica.

Especialistas del Sisol señalan que ‘los limpiadores de colon’ no existen como concepto médico, pues en su mayoría están compuestos a base de "fibra y sen" que son laxantes naturales.

El doctor Santiago Mestanza, gastroenterólogo del Sisol, señaló que el colon tiene su propio sistema inmunológico y flora bacteriana, que ayudan a depurar las toxinas, de manera que el uso de estos productos ni las purgas periódicas tienen fundamento científico.

“Con los limpiadores de colon, se estaría estafando, engañando al paciente, no es otra cosa que el sen (laxante natural) mezclado con linaza y cebada, dos cereales que tienen bastante fibra”, manifestó.

Lo que sí recomienda el especialista, es consumir alimentos probióticos o yogures (naturales o comerciales), pues se ha comprobado que ayudan a restablecer la flora bacteriana del colon, limpiar las toxinas y no tienen lactosa.

Mestanza dijo que el laxante puede utilizarse en caso de estreñimiento, cada dos o tres días a la semana, pero no en forma constante, y solo en caso de que no funcione la fibra, que se debe consumir de 20 a 40 gramos diarios.

Los enemas son una alternativa y están autorizados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), comúnmente para pacientes con mucho estreñimiento y con fines de diagnóstico.

Colon Irritable

Según el especialista, el estreñimiento, las diarreas, flatulencias, cólicos, pueden ser síntomas del colon irritable, cuyas causas exactas se desconocen y se cree que está ligado a problemas emocionales.

Refirió que el síndrome de colon irritable no tiene cura, y únicamente se controla con un régimen dietético, en algunos casos se requiere tratamiento farmacológico y psiquiátrico para mejorar la calidad de vida del paciente.

Precisó que esta enfermedad no tiene carga genética, se adquiere durante la vida, y tampoco predispone al cáncer de colon.