Cáncer al pulmón: Las nuevas modalidades de tratamiento que no tienen los efectos dañinos de la quimioterapia

La terapia dirigida y la inmunoterapia son las nuevas modalidades que ya están en nuestro país. El cáncer al pulmón es la segunda causa de muerte por cáncer en el Perú y provoca más de 2.500 muertes al año.

Los nuevos tratamientos mejoran la calidad y la extienden la sobrevivencia del paciente. | Fuente: Getty Images. | Fotógrafo: utah778

El 85% de los pacientes en el mundo que van a consulta con cáncer de pulmón ya están en una etapa muy avanzada y es complicado que accedan a la cirugía, que es el método de tratamiento más común, según información de la Liga Contra el Cáncer.

Frente a ello, la radioterapia y la modalidad más usada, la quimioterapia, eran las únicas modalidades de tratamiento que quedaban como opciones.

Sin embargo, ahora existen dos nuevas modalidades de tratamiento que están desplazando a las más comunes, e incluso no tienen sus efectos secundarios que perjudican la calidad de vida y otorgan un mayor tiempo de sobrevivencia al paciente. Hablamos de la inmunoterapia y la terapia dirigida.

El Consejero Médico de RPP Noticias, Elmer Huerta, señala que efectivamente esas dos nuevas modalidades han aparecido a partir de que, por ejemplo con la terapia dirigida,  ya se logró identificar si tal o cual enzima produce un cáncer. Por eso se sintetiza un fármaco y se bloquea la célula cancerígena de manera específica. En el caso de la inmunoterapia se busca la estimulación del propio sistema inmunológico del paciente para que elimine la zona cancerígena.

RPP Noticias entrevistó al médico oncólogo de la Universidad de Sevilla (España), Jesús Corral, quien también es un investigador reputado en el tema, y él señala que “hace 2 a 3 años la única opción de tratamiento era la quimioterapia. Sin embargo, en los últimos años hay dos grandes avances. Primero, hemos sido capaces de seleccionar molecularmente el cáncer de pulmón y de tratarlo de manera dirigida”.

El especialista se refiere a la terapia dirigida que consiste en atacar con fármacos orales, de forma certera al origen del cáncer a nivel molecular. “La terapia dirigida significa que yo en el tumor detecto una alteración genética y el fármaco que se administra mata esa alteración sin dañar a las células sanas”, explica.

Sin embargo, existen algunos requisitos para que el paciente acceda esta terapia, como por ejemplo, no haber tenido contacto con el tabaco.

El otro tratamiento alternativo frente al cáncer de pulmón es la inmunoterapia. “Si la quimioterapia ataca a la célula tumoral y a la célula sana, no las diferencia, la inmunoterapia lo que trata de hacer es que nuestro propio cuerpo, nuestros propios linfocitos (que nos defienden de las infecciones), se despierten, se den cuenta que tenemos un tumor y lo ataquen”, sostiene el oncólogo Jesús Corral.

Los linfocitos son los que se encargan de atacar a las células cancerígenas en la inmunoterapia. | Fuente: Burson-Marsteller.

EXTENDER LA VIDA DEL PACIENTE

Gracias a estos dos avances, la terapia personalizada y la inmunoterapia, “hoy día hablamos de que hemos transformado al cáncer de pulmón en una enfermedad crónica”, agrega Corral.

El también profesor asociado de la Universidad de Sevilla manifiesta que antiguamente con la quimioterapia, en su estación metastásica, el paciente podía vivir de 15 a 18 meses, pero con terapia dirigida o la inmunoterapia, la sobrevivencia humana se extiende hasta en 5 años. Es decir, cuando el paciente se dirige a la consulta se controla a su cáncer al pulmón como si fuera hipertensión o una diabetes.

“(…) Le damos tratamiento, pero el paciente convive con su enfermedad controlada por muchísimo tiempo. A eso me refiero con la cronificación de la enfermedad”, explica el especialista.

Un 20% de la población mundial se puede beneficiar de la terapia dirigida y casi un 30% se puede beneficiar de la inmunoterapia, dice Corral. Para poder acceder a estos tipos de tratamiento se debe tomar en cuenta la raza y la situación geográfica de las personas ya que estos factores influyen en las alteraciones moleculares.

En el Perú hasta 30% de la población, biológicamente, está apta para los tratamientos. En el caso de la inmunoterapia, el requisito que depende de la sobreexpresión de una proteína (PBL1) que tiene el cuerpo humano.

EL oncólogo español Jesús Corral ya se reunió con especialistas oncólogos nacionales y cercioró que estos tratamientos alternativos ya se practican en el país tanto a nivel público como privado.

Lo complicado con el desarrollo de la inmunoterapia y la terapia dirigida es que, si bien son más efectivas que la quimioterapia, también son más costosas. Para darnos una idea, para aplicar la inmunoterapia, mediante la modalidad de CAR-T en EE.UU., se debe invertir un aproximado de 600 000 dólares americanos, precisa el Consejero Médico de RPP Noticias, Elmer Huerta.

La clave es identificar qué pacientes tienen estas alteraciones y luego una vez identificados, ofrecerles una mejor estrategia de tratamiento, que hoy en día, para este sector de la población, ya no es la quimioterapia, dice de manera categórica Corral.

"Es el sueño de los oncólogos volver a todo tipo de cáncer una enfermedad controlable, es decir, crónica. Y ya se está avanzando en eso", señala Huerta.