Una buena postura mejora el desempeño del estudiante frente a operaciones matemáticas

Una investigación realizada en alumnos de la Universidad de San Francisco demostró cuánto influye la postura en el rendimiento estudiantil durante un examen de matemáticas. La ansiedad frente a la prueba es decisiva.

Estudiante realizando la test matemático del profesor Richard Harvey, otro de los profesores miembro del experimento. | Fuente: San Francisco State University/EurakAlert

Un estudio científico comprobó que la postura recta es beneficiosa para el desempeño mental en matemáticas.

La investigación publicada en la revista NeuroRegulation asegura que dicha posición es beneficiosa e influye en la concentración de la persona para la resolución de ejercicios matemáticos.

El experimento, liderado por Eric Peper de la Universidad Estatal de San Francisco, explica que cuando nos sentamos o paramos en atención nos sentimos mejor con nuestros esfuerzos y con nosotros mismos.

“Se trata de usar una posición empoderada para mejorar tu concentración”, explica el profesor de educación en salud, Eric Peper, en un comunicado.

El experimento demostró que los estudiantes que realizan la operación matemática en mala posición les cuesta más resolverla. | Fuente: Getty Images. | Fotógrafo: ridvan_celik

El estudio científico se aplicó en 125 estudiantes de la Universidad de San Francisco. Los alumnos tenían un promedio de 23 años y se les exigió la operación mental de la resta de número durante 30 segundos.

Primero realizaban la operación matemática con una posición encorvada, luego efectuaban el mismo ejercicio matemático, pero con una postura correcta. Los resultados fueron impactantes.

Los estudiantes encontraron más complicado el test matemático cuando estaban encorvados, que cuando estaban sentados de manera correcta. Además, los estudiantes que sentían ansiedad respecto a las operaciones señalan que la misma mala posición intensificaba su sensación de impotencia.

“Para las personas que sienten ansiedad por la matemática, la postura marca la diferencia. (…) La posición encorvada los detiene y sus cerebros no funcionan tan bien. No pueden pensar tan claramente”, precisa Peper.