La ayuda social alivia la soledad en Navidad

Enfocarnos en las necesidades de otros, ayuda a disipar la soledad y produce satisfacción.

Solemos escuchar que la Navidad es de los niños, pero lo cierto es que grandes y chicos, creyentes y no creyentes se ven inmersos dentro de los preparativos de esta celebración. Locales comerciales están ambientados con motivos alusivos a esta fecha e incluso la publicidad nos la recuerda.

Pero, ¿Qué pasa cuando nos toca estar solos, mientras todos parecen estar acompañados y compartiendo colectivamente? En el caso específico de la Navidad, puede que la sensación de soledad cale más hondo, por ejemplo, si existen distancias geográficas, emocionales, o la conjunción de ambas.

Un estudio publicado en Science, experimentó con participantes que gastaron dinero en sí mismos y un grupo que invirtió en otras personas. Resultó que los últimos manifestaron mayor felicidad que los primeros. Incluso hubo más satisfacción cuando el gasto fue inesperado, pero en favor de terceros.

Y es que la ayuda voluntaria, aportando nuestro dinero o nuestro tiempo, cura la soledad y también se traduce en salud.

El psicoterapeuta familiar José Baldeón nos recuerda que "por naturaleza, el ser humano es sociable, necesita de los demás". En su opinión, las personas que dicen sentirse bien estando solas, no son totalmente sinceras. "Esconden un sentimiento de resignación, ya sea porque tienen incapacidad de socializar con otros, o no se sienten amados por los demás".

El especialista plantea algunas alternativas para romper con sentimientos de soledad que pueden sumergirnos en pensamientos depresivos o fatalistas:

1. Reconcíliate contigo mismo. "Hay que aprender a perdonarnos nosotros mismos, porque cuanto menos se acepta o se valora la persona, más sola se siente. En la medida que ame y se valore, van a desaparecer los sentimientos de soledad".

2. Reconcíliate con los demás. "Si estoy en conflicto porque he terminado con una pareja o conyugue, la Navidad es una buena fecha para restaurar las relaciones, porque estar peleados con los demás nos lleva a la soledad”.

3. Una tarea terapéutica. Hacer servicio voluntario ayuda a enfocarnos en las necesidades o dificultades de los demás y no centrarnos en uno mismo. Por ejemplo, colaborar con los niños de un hospital o los ancianos de un albergue. "Ayuda a otros a sentirse bien, disipa la soledad y produce satisfacción".

4. Disfruta de tu soledad. Dedícate tiempo a ti mismo o descubre algún pasatiempo que puedas hacer en solitario. Y si quieres salir de compras o con amigos, hazlo, solo no pienses que así estás tapando vacíos o maquillando sentimientos de frustración.

En resumen, toma este consejo final: "Busca estar con alguien, aparte de reconciliarte contigo mismo y con los demás, no te quedes solo en casa, no te aísles, busca personas con las cuales puedas socializar y compartir. Busca ayudar a otras personas, dales amor. Talvez sientas que no te han amado como esperabas, entonces tú brinda amor. De esa manera vas a poder combatir la soledad, vas a empezar a amarte y a diluir el sentimiento de soledad.