Todo lo que debe contener una mochila de emergencia

Hace 12 años, un terremoto de 7.9 se registró en Pisco. Una forma de prevenir estas emergencias es tener una mochila con algunos implementos como medicamentos.

La mochila de emergencia es importante para la supervivencia en medio de desastres naturales como terremotos, inundaciones, deslizamientos, etc. No debe superar los 20 kilos (con implementos para cuatro personas) y debe tener un peso ideal de 8 kilos.

Esta maleta debe estar conformada solo por los artículos que aseguren la supervivencia durante las primeras 24 horas. La mochila debe contener artículos específicos según las necesidades de cada familia. Si tiene un bebé o niño incluya leche en polvo o evaporada, biberón, papilla, pañales desechables, cubiertos para niños, ropa de cambio.  Además, medicamentos indispensables para tratamientos, toallas higiénicas, alcohol en gel, papel higiénico, entre otros. 


CAJA DE RESERVA

Además de una mochila de emergencia, se debe tener una caja de reserva ubicada en un lugar seguro y de fácil acceso para la familia. Los artículos deben cubrir las necesidades del grupo durante el segundo y cuarto día tras el desastre natural.

Bebidas y alimentos no perecibles son lo más importante. No olvide incluir agua embotellada, sopa instantánea, comida enlatada, leche en polvo y evaporada, galletas de agua, caramelos, chocolate en barra, entre otros. Además, ropa y abrigo como casaca, ropa interior, medias, manta polar; y, objetos de higiene como cepillo y pasta dental, jabón de tocador y toallas. Es importante tener un termo, ollas, menaje de plástico, papel periódico, imperdibles, pilas de reserva y paraguas.

La mochila debe tener artículos específicos según las necesidades de cada familia. | Fuente: Getty Images

¿CÓMO CONSERVAR LOS ALIMENTOS?

Lorena Romero, nutricionista de la Sociedad Nacional de Pesquería, comenta que se debe tener en cuenta que los alimentos perecibles son aquellos alimentos frescos (frutas, verduras, carnes) y que contienen mayor cantidad de agua. Por su parte, los alimentos no perecibles son aquellos que tienen un tiempo más prolongado de vigencia (menestras, cereales, frutos secos y alimentos en conservas, como enlatados de atún y leche). Estos últimos son ideales para conformar la caja de reserva.

La especialista resalta que la conservación de alimentos perecibles en verano se debe dar mediante refrigeración y congelamiento. La refrigeración le da un poco más de vida a los alimentos, como pollo, carne, pescado se deben conservar para garantizar su forma de preservación. Tenga en cuenta que debe preservar los alimentos en envases limpios, de preferible de vidrio y cerrados de manera hermética. 

Esta maleta debe estar conformada solo por los artículos que aseguren la supervivencia durante las primeras 24 horas. | Fuente: Getty Images