La desnutrición crónica afecta al 28% de niños menores de 5 años de las zonas rurales del Perú

A diferencia de la anemia, la desnutrición crónica se refleja en la falta de crecimiento del niño (talla) que afecta el desarrollo físico y cognitivo. Esta condición afecta principalmente a los menores que viven en zonas rurales y tienen un bajo nivel socioeconómico.

Desnutrición infantil | Fuente: Andina

La desnutrición es un problema de salud pública que afecta a los niños menores de cinco años en el Perú. Este mal se expresa con el retraso en el crecimiento y el desarrollo cerebral de 410 mil menores de 5 años en el país. Las cifras son alarmantes: el 28.8% de los niños que viven en zonas rurales se ven afectados con esta condición.

De acuerdo con el informe sobre el panorama de la seguridad alimentaria y nutricional en América Latina y el Caribe 2018, la Organización Panamericana de la Salud informa que cerca de 5 millones de niños en la región padecen de desnutrición crónica. La tendencia es similar en el continente: los niños que viven en áreas rurales y de estratos socioeconómicos bajos tienen mayor probabilidad de padecer esta condición. Las cifras de Perú, empatadas con Honduras (28.8%), solo son superadas por los casos en Guatemala (53%).

Elmer Huerta, Consejero Médico de RPP Noticias, explica que los efectos de la desnutrición crónica son graves en el desarrollo de los niños. "La desnutrición infantil afecta muchísimo el desarrollo cognitivo y motor, hace que los niños no crezcan y cuando llegan a la escuela no rinden bien", afirma.

El informe concluye que "esto permite una mejor caracterización de la problemática y evidencia su estrecha vinculación con la pobreza. El retraso en el crecimiento en niños y niñas tiende a presentar una mayor prevalencia cuando el hogar cuenta con un menor nivel de riqueza". 

El retraso en el crecimiento incide más en las áreas rurales que las urbanas. "En algunos casos, como en Guatemala y en Perú, la prevalencia del retraso en el crecimiento en la zona rural supera en torno a 20 puntos porcentuales a las áreas urbanas", menciona la publicación.

El INEI también reportó que la desnutrición crónica afectó al 12.9% de la población menor de cinco años de edad en el 2017. | Fuente: ANDINA

Las políticas de salud públlica para enfrentar el problema están establecidas en el Plan Nacional para la Reducción de la Desnutrición Crónica Infantil y la Prevención de la Anemia. De acuerdo con el Ministerio de Salud, se debe priorizar la distribución de alimentos ricos en hierro de origen animal todos los días (hígado, sangrecita, bazo, pescado, carnes), preparaciones con verduras y frutas de colores (papaya, mandarina, zanahoria, espinaca, acelga), incluir menestras en las preparaciones (habas, arvejas, frejoles, lentejas, entre otros). Además, suplementos de hierro, ácido fólico y el control prenatal a las gestantes

Elmer Huerta explica que de acuerdo con una investigación de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Boston (Estados Unidos) realizado en 2013, los efectos de la desnutrición dentro de los primeros mil días de vida sí se pueden revertir. 

"Se demostró que si en los primeros 1000 días, los niños no han desarrollado bien, pero existen programas que les dan la oportunidad de tener desarrollo psicomotor, alimentación, ambiente limpio, control de infecciones y diarreas, pueden recuperarse", destaca Huerta.

Por otro lado, el sobrepeso infantil en América Latina afecta a 7,3% de los niños menores de 5 años. Si bien el Perú se encuentra en el promedio de la región, supera las cifras de El Salvador,Venezuela, Santa Lucia, Panamá, Guyana, Honduras, México, Colombia, Suriname y Haiti.