Menos azúcar en procesados evitaría que 700 mil personas enfermaran del corazón y 1.2 millones de diabetes

Una investigación demostró los impactos en la salud pública a partir del nuevo etiquetado de productos con alto nivel de azúcar. Además, también proyectó la cantidad de vidas que se salvarían si la industria redujera el nivel de azúcar en sus productos.

Los productos procesados tienen altas cantidades de azúcar que dañan la salud humana. | Fuente: Getty Images. | Fotógrafo: Samohin

Descubre el canal de podcast de Espacio Vital a cargo de Elmer Huerta en RPP Player.

Lo primero que se debe de saber es que el azúcar no es un alimento. “El azúcar es una sustancia adictiva cuyo uso solo responde a una costumbre adoptada desde la primera infancia”, explicó en el programa La Rotativa del Aire, el Consejero Médico de RPP Noticias, Elmer Huerta.

Muchas personas han adquirido la mala costumbre de consumir azúcar con todos los alimentos porque simplemente a los padres no les pareció que la comida sea lo suficientemente dulce. Este tipo de dietas alimenticias ha incrementado su consumo.

Por eso en el 2016 la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por su sigla inglés) de Estados Unidos, ordenó a la industria de alimentos procesados que si en caso agregaran azúcar a sus productos, que lo digan en una etiqueta: “Este producto tiene tanta azúcar agregada”, dijo Huerta.

Lo ideal sería que los productos procesados, en caso tengan azúcar agregado, lo señalen en una etiqueta que resalte. | Fuente: Getty Images. | Fotógrafo: Bee-individual

Principales resultados

Para poder analizar el daño del azúcar en la salud pública un grupo de investigadores norteamericanos y europeos desarrolló un modelo con el que intenta cuantificar dos cosas: cuál será el efecto en la salud pública de este tipo de etiquetado a partir de la reducción de personas con enfermedades al corazón y diabetes en los próximos 19 años, entre el 2018 y el 2037.

La otra duda fue cuál sería el escenario si la industria decide reducir el nivel de azúcar en sus productos procesados. La investigación concluyó que en 19 años, gracias las etiquetas, se podrán evitar 354 mil casos de enfermedades al corazón (infartos al corazón y derrames cerebrales) y 600 mil casos de diabetes.

Si la industria modificara la composición de sus productos elaborados con menos azúcar, se ahorraría en 19 años el doble: 700 mil enfermedades al corazón y 1.2 millones de casos de diabetes. Huerta resaltó que estos resultados comprueban que un tema regulatorio puede tener un profundo impacto en la salud pública de los consumidores de una Nación.

Con el fin de que las personas sepan cuánta azúcar pueden consumir por día, la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que entre seis a nueve cucharitas de azúcar diaria es lo esperado. La advertencia es que una sola lata o vaso de gaseosa tiene hasta 13 cucharaditas o el doble de eso.